El cometa ISON cada vez apunta peor

Por El Navegante, el 17 octubre, 2013. Categoría(s): Astronomía
Publicidad
C/2012 S1 (ISON), Marte y Regulus, desde Payson (Arizona), EEUU, 14 de octubre de 2013 | Autor: Chris Schur
C/2012 S1 (ISON), Marte y Regulus, desde Payson (Arizona), EEUU, 14 de octubre de 2013 | Autor: Chris Schur

Muchos recordareis el pequeño revuelo que se formó en algunos medios hace unos meses a cuenta del cometa C/2012 S1 (ISON). Incluso medios de comunicación aparentemente serios anunciaban un cometa 15 veces más brillante que la Luna para finales de noviembre de este año. La verdad es que el cometa apuntaba maneras, pues su perihelio (punto de la órbita más cercano al Sol) era muy cercano, a apenas 1.8 millones de kilómetros de la superficie del Sol. Esto lo convertía en un Sungrazing comet, cometa rasante al Sol.

Desde aquí nos mostramos cautelosos desde un principio y escribimos sobre ello: ¿Cometa histórico en otoño de 2013? 

A pesar de que había unas cuantas razones que animaban a la cautela, inevitablemente, se desató la locura. El cometa tiene perfil en facebook y páginas exclusivas, como, por ejemplo, Waiting for ISON. La realidad es, por desgracia, muy tozuda, por mucho que algunos sigan empeñados en anunciar grandes espectáculos celestes.

El cometa ha sido inobservable durante el verano boreal, por estar en conjunción con el Sol. Si ya antes del verano se notó una preocupante bajada de actividad del cometa, esta no ha hecho sino confirmarse tras su recuperación en septiembre.  ¿Qué está pasando? ¿Qué podemos esperar de este cometa? Lo mejor, en estos casos, es fiarse de alguien que sabe de estos temas. Y es lo que hemos hecho.

Ramón Naves en un aficionado a la astronomía de primer nivel. Un avezado experto en el seguimiento de cometas. Junto a su mujer, Montse Campas, ha fotografiado, a lo largo de muchos años, todos los cometas que se  han puesto a tiro de su observatorio Montcabrer MPC 213. Hay algo que hay que tener muy claro desde el principio: nadie en el mundo sabe a ciencia cierta qué va a suceder con el cometa llamado, popularmente, ISON. Con los datos que disponemos, es imposible asegurar nada. Ramón, por tanto, se limita a hacer su apuesta.

Un parámetro al que se le presta cada vez más atención es el Af(Rho), que mide la cantidad de polvo que genera un cometa. Según nos cuenta Ramón:

Lejos de incrementarse, ha ido bajando desde que el cometa se acerco a 5 unidades astronómicas del Sol. Así que da la sensación de que no tiene reservas de agua que puedan sustentar un buen incremento de brillo” ¿Qué hemos estado viendo hasta ahora? “Cuando estaba muy lejos aparecía en las imágenes como muy activo y relativamente brillante y enseguida pensaron: es un gran cometa. 

La realidad es que es un pequeño cometa con hielos muy volátiles que casi ha perdido por completo. Esta capa de hielos volátiles solo la tienen los cometas nuevos , los que son vírgenes porque nunca antes se habían acercado al sol. Esos hielos exóticos y volátiles ya no son capaces de hacerlo brillar mucho mas y es hora de que el hielo de agua, entre otros, tome el relevo.

El problema es que parece que no hay mucha agua

¿Qué podemos esperar por tanto del cometa?

Una posibilidad es que el cometa se desintegre incluso antes del perihelio. No esperemos nada espectacular en ese caso. No, al menos, para el público en general. Sí, probablemente, para los astrofotógrafos cometarios.

Pero, ¿y si supera el perihelio? Ramón Naves piensa que:

Lo comprobaremos unos días después de su máximo brillo que quizás ronde mag 2 -lo dudo- pero estará inobservable hasta que no se aleje del sol. Para entonces su brillo habrá bajado mucho -mag 6, quizá-.

Dudo que sea visible a simple vista, quizás con unos buenos prismáticos.

Ahí sigue el cometa, para el que quiera, visible con telescopio a última hora de la noche en Leo, cerca de Marte y Regulo, como vemos en este mapa de AstroBob.

C/2012 S1 (ISON) a mediados de octubre de 2013 | Crédito: Bob King
C/2012 S1 (ISON) a mediados de octubre de 2013 | Crédito: Bob King

Es cierto que con los cometas nunca se sabe. Siempre hay margen para la sorpresa y quizá, ojalá, tengamos que tragarnos nuestras propias palabras. Pero si tuviera que jugarme dinero en esto, la que hemos contado aquí sería, sin duda, nuestra apuesta.



Por El Navegante, publicado el 17 octubre, 2013
Categoría(s): Astronomía

 

Publicidad