Todo lo que siempre quisiste saber (y nunca te atreviste a preguntar) sobre la crisis del volcán Bárðarbunga

Hagámonos ya a la idea. La Tierra está llena de volcanes que entran en erupción en los momentos más inesperados y cuando estamos preparados para irnos y volver de nuestras vacaciones, solo por fastidiar. Si a esto le sumamos las habituales ganas de apocalipsis de algunos medios de comunicación y la ausencia veraniega de noticias (hasta los titulares necesitan un descanso) tenemos una mezcla verdaderamente explosiva para poner erupciones volcánicas en la portada de telediarios y la prensa internacional. Si además tiene un nombre impronunciable, todavía parece que su efecto destructivo pueda ser mucho mayor, como si de un mal hechizo vikingo se tratase.

El pasado 16 de agosto saltó de nuevo a la palestra un volcán islandés con ganas de provocar el caos aéreo, inundaciones y pérdidas millonarias: Bárðarbunga. Este volcán comenzó a mostrar una actividad sísmica elevada la madrugada de ese día, forzando al servicio meteorológico de Islandia a colocar una serie de estaciones sísmicas temporales en la zona para poder observar mejor el proceso desde el día siguiente. El magma comenzaba a ascender por fisuras a través de la corteza como quedaba reflejado en la localización de los hipocentros de los terremotos.

Profundidad de los epicentros en el entorno de Barðarbunga durante las últimas 48 horas. El tamaño de los símbolos es proporcional a la magnitud del terremoto.
Profundidad de los hipocentros (con respecto al nivel del mar) en el entorno de Barðarbunga durante las últimas 48 horas. El tamaño de los símbolos es proporcional a la magnitud del terremoto. Datis de la Iceland Met Office.

Bárðarbunga es un volcán subglacial, es decir, que se encuentra bajo un casquete glaciar, concretamente bajo el de Vatnajökull, el más grande de toda Islandia. El volcán llega a medir en su cumbre 2009 metros de altura, siendo la segunda montaña más alta de Islandia. El espesor medio de hielo en esta zona es de aproximadamente unos 400 metros, aunque llega a los 1000 en algunos puntos, cubriendo por completo el edificio volcánico.

El pasado día 21 de Agosto el Landsat 8 fotografiaba Vatnajökull. El triángulo rojo corresponde con la posición de Bárðarbunga. El color azul claro se corresponde con el hielo.
El pasado día 21 de Agosto el Landsat 8 fotografiaba Vatnajökull. El triángulo rojo corresponde con la posición de Bárðarbunga. El color azul claro se corresponde con el hielo.

A lo largo de la historia, Bárðarbunga ha sufrido diferentes procesos eruptivos, unos de mayor relevancia que otros, pero al menos desde 1910 no tenemos constancia de que haya ocurrido una erupción en este volcán. En su palmarés se encuentra la colada de lava más grande de todo el Holoceno, es decir, de los últimos 11700 años, con un volumen total de entre 21 y 30 km3 de lava y que cubrió más de 900 km2 de superficie. Si a esto le sumamos que en el índice de explosividad volcánica (VEI), ha llegado a tener erupciones de 6, como la famosa erupción del Pinatubo de 1991 (La del Eyjafjallajökull tuvo una de 4 solamente), la verdad es que da un poco de miedo si te pilla cerca, aunque nada indica que algo de esto vaya a ocurrir de momento.

Obviamente, cada proceso eruptivo suele tener unas variables muy diferentes en cada caso. A la composición del magma se le tienen que sumar las propias características del sistema por el que asciende, la presencia de sistemas de agua subterránea o hielo que pueda provocar la acumulación de gases, la velocidad con la que ascienden los materiales, etc…

Muchas veces, los ascensos de magma desde zonas más profundas pueden interrumpirse, no aflorar o extenderse horizontalmente sin producir ninguna erupción. En los últimos días las medidas de GPS marcaban deformaciones de hasta 20 centímetros en las proximidades del volcán, reafirmando también la teoría de que los terremotos marcaban el ascenso del magma. El tamaño aproximado de esta bolsa de magma es de aproximadamente unos 30 kilómetros de lado y se encuentra a una profundidad de entre 5 y 10 kilómetros.

Epicentro de los terremotos de las últimas 48 horas en la zona de Vatnajökull.  Iceland Met Office.
Epicentro de los terremotos de las últimas 48 horas en la zona de Vatnajökull. Iceland Met Office.

El caso es que justamente cuando me ponía a escribir estas líneas la agencia meteorológica de Islandia decretaba código rojo para la aviación en las proximidades de Bárðarbunga, lo que quiere decir que alrededor del volcán se cierra el espacio aéreo por seguridad.

Bárðarbunga en código rojo. La erupción ha comenzado y requiere el cierre del espacio aéreo a su alrededor.
Bárðarbunga en código rojo. La erupción ha comenzado y requiere el cierre del espacio aéreo a su alrededor. Icelandic Met Office.

Una pequeña erupción había comenzado bajo el glaciar Dyngjujökull sobre las 16:10 hora española del día 23 de agosto, entre 150 y 400 metros de profundidad bajo el hielo, marcado por un terremoto de magnitud 4.5. Por los datos que se recogían en las estaciones sísmicas, parece que solo una pequeña cantidad de lava estaba en contacto con el hielo y de momento no se había producido ningún tipo de explosión por el contacto entre el agua y el hielo. Desde el aire tampoco se observó ningún tipo de actividad ni un aumento de los caudales en los ríos, aunque podría tardar hasta 20 horas en observarse este fenómeno por la fusión del hielo. La madrugada del 23 al 24 de agosto se produjeron dos terremotos en torno a la magnitud 5 en el borde Norte y Sur de la caldera del Bárðarbunga, los de mayor magnitud registrados desde la la erupción fisural de Gjálp en 1996. [Actualización 14:45 24/08: Segun la agencia meteorológica de Islandia parece que ayer no hubo finalmente una erupción subglacial, y la señal sísmica registrada habrá que interpretarla de otra manera. El código de color para la aviación vuelve de nuevo a naranja.]

Localización de los epicentros de los terremotos desde el pasado 16 de Agosto. El color indica el número de días en el que ha ocurrido el terremoto tras el 16 de Agosto. El tamaño indica la magnitud de estos. Cortesía de Iceland Met Office.
Localización de los epicentros de los terremotos desde el pasado 16 de Agosto. El color indica el número de días en el que ha ocurrido el terremoto tras el 16 de Agosto. El tamaño indica la magnitud de estos. Cortesía de Iceland Met Office. | Localización de los epicentros de los terremotos desde el pasado 16 de Agosto. El color indica el número de días en el que ha ocurrido el terremoto tras el 16 de Agosto. El tamaño indica la magnitud de estos. Cortesía de Iceland Met Office.

Si bien es cierto que el tema de las cenizas puede ser conflictivo a la hora de manejar el tráfico aéreo, se ha aprendido mucho de la erupción del Eyjafjallajökull de 2010: Se han estudiado mejor los límites de los aviones, se han refinado mucho los modelos de predicción sobre el movimiento de la ceniza en la atmósfera y lo más probable es que de ocurrir una erupción similar los problemas se afrontarían de otra manera muy diferente, puesto que los datos obtenidos en aquella crisis fueron fundamentales para mejorar la seguridad aérea.

Pero el problema de verdad, al menos a mi juicio, más grande al que se enfrentan los islandeses y sus autoridades no es la propia ceniza volcánica, sino que una erupción prolongada pueda provocar la fusión de grandes cantidades de hielo que de lugar a inundaciones, por lo que estudiar la evolución del proceso eruptivo va a ser fundamental a la hora de decretar la evacuación de las zonas más cercanas. Así que salvo que estéis muy cerca de la zona o viajéis allí en los próximos días, de momento, no tenéis motivos para preocuparos más de lo debido.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.