Informe Pelícano: EM Safe, el bloqueador de radiaciones de móviles

radiación móviles[Actualizado con fecha 25/8/2025]

Está visto que no puedo escaparme a una venta a ponerme ciego de cordero asado. Me echo una siesta, cojo la retablet, abro el pajarito y me encuentro a @Irreductible on fire con una chica que defiende un producto llamado EM Safe. Como soy tonto y no aprendo me pongo a leer, y el resultado es que estoy escribiendo estas líneas.

Según afirman los vendedores, su producto EM Safeprotege tu cuerpo de la radiación electromagnética que emiten los dispositivos móviles.” Me llamó la atención porque me sonaba como unas gafas del sol para la noche. A pesar de eso no tenía pensado entrar en la cuestión, pero me dio por seguir revisando la web de EM Safe y comencé a ver una serie de afirmaciones erróneas, ambiguas y falsas, escritas con la intención aparente de crear miedo y lucrarse de ello.

Paralelamente comencé a leer preguntas de gente que no sabe de electromagnetismo y quiere saber si realmente hay algo de malo en las radiaciones de móviles, si es verdad que causan cáncer, si hay que tomar precauciones, etc. Y, como veo que hace falta aclarar el tema, lo haré. No hay problema.

LA EMPRESA Y EL PRODUCTO

EM Safe es un producto de KOAX Servicios de Ingeniería y Arquitectura S.L.N.E., una empresa creada en Granada y con oficina de ventas en Sevilla. Sus promotores son María Passas Varo, su primo José Carlos Sánchez y su tío Antonio Varo. María es ingeniera de telecomunicaciones y trabaja en el Instituto de Astrofísica de Andalucía.

KOAX vende fundas para protegerse de las radiaciones del móvil a un precio de 19,95 euros, hechas con lana y un entretejido de hilos de plata según modelo de utilidad nº 1064100 registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas. El motivo de usar plata, afirman, es porque es el metal con mayor conductividad eléctrica (advertencia al lector: otros metales como el cobre o el hierro harían el mismo efecto). Ese tejido apantallador no es de fabricación propia sino que es importado, y dicen en su web que ha sido probado por la Universidad de Munich del Ejército Alemán según estándares MIL-285 e IEEE-Standard 299-1997.

COMPROBACIONES INICIALES

María Passas es, en efecto, miembro del Instituto de Astrofísica de Andalucía. KOAX imagino que existe, así que no lo buscaré en el Registro Mercantil, y el dominio em-safe.es está registrado a nombre de María Passas desde julio de 2007. Lo de “Universidad de Múnich del Ejército Alemán” me sonó raro al principio, pero resulta que existe y que ofrece educación académica a oficiales del ejército de Alemania. Curiosamente da la impresión de que lo único que hayan hecho de interés en esa Universidad sea el tejido apantallador, porque al buscar en Google solamente aparece en webs donde venden sistemas para apantallar móviles y similares. Parece que KOAX no está solo en el negocio.

También existe el estándar MIL-285, relativo a apantallamiento electromagnético, o más bien existió, porque ese estándar data de 1956 y fue cancelado en 1997 (gracias a @Irreductible por la información). También el estándar IEEE 299-1997 ha sido cancelado y sustituido por el IEEE 299-2006. En realidad no es que se trate de algo crucial, pero da mala impresión ir presumiendo de estándares que están obsoletos.

Puesto que hay diversos comercializadores, ¿qué ventaja les proporciona a KOAX su modelo de utilidad 1064100? Se trata de una “funda para dispositivos móviles de radiación electromagnética” que apantalla el campo radiado en algunas direcciones (no en todas), y está registrado a nombre de María Passas Varo con fecha 1/2/2007 (fecha de publicación). El motivo de que no apantalle en todas las direcciones es, por un lado, que ya hay una funda de ese tipo patentada, y por otro, el lógico: si una funda apantalla del todo las ondas entrantes y salientes ¡nunca dará señal alguna!

¿FUNCIONA?

Dediquemos un momento a la cuestión de si EM Safe funciona o no. Se supone que bloquea las ondas de móvil en una sola dirección, algo que ilustran ellos así:

esquema

La idea es que las radiaciones que emite y recibe el móvil no se extiendan a la cabeza. ¿Será efectivo? Mi impresión es que no, y he aquí los motivos:

Motivo 1: difracción. El dibujo hace creer que la funda bloquea las ondas de radio como si fuese un cartón que bloquea la luz del sol dejando una sombra recta y nítida. Si examinásemos esa sombra con cuidado veríamos que algo de la luz sí que pasa por el borde del cartón, un fenómeno conocido como difracción. Ese efecto no lo veremos habitualmente con luz porque tiene una longitud de onda muy inferior a las dimensiones del cartón, pero las ondas de radio de un móvil tienen ondas con longitud de 15-30 centímetros, más grandes que el propio móvil. En esas circunstancias el efecto de la difracción es mucho más acusado, y el resultado es que parte de las ondas sí llegan hasta el cerebro.

Motivo 2: atenuación. Si bloqueamos parte de las ondas incidentes, la potencia que llegue al móvil será más baja, es decir, la cobertura disminuirá. La propia empresa reconoce que en zonas rurales “puede que pierdas algo de cobertura” y estiman ese “algo” en más del 99%. En cuanto a las zonas urbanas, dicen que “es difícil que te quedes sin cobertura.” Lógico: si hay cobertura y la señal disminuye, el móvil emitirá con mayor potencia. Es como dar un paseo nocturno por el campo, ponerte gafas de sol, y para compensar llevar una linterna mucho más potente.

Motivo 3: geometría elemental. Fíjense de nuevo en el dibujo. Presupone que la antena base está a la izquierda del telefoneador. Pero nosotros no sabemos dónde está la antena más próxima. ¿Y si la antena se encuentra a la derecha del dibujo? En ese caso la señal atravesará toda la cabeza, llegará al móvil ¡y luego la funda debilitará la señal! A partir de ahí, una de dos: o no se establece la comunicación, o para compensar la atenuación de la señal el móvil emitirá con mayor potencia.

Todo eso también tiene su efecto cuando tenemos el móvil en el bolso o en el bolsillo: si resulta que la cara del móvil no apantallada apunta en la dirección de la antena más cercana no pasará nada, pero en caso contrario prepárate para una mañana sin cobertura.

¿HAY REALMENTE PELIGRO?

En una palabra: no. La propia sección FAQ lo reconoce así, aunque de forma velada y en modo de meter miedo. Afirma que “Hasta el momento no se ha certificado una relación directa entre el uso del teléfono móvil y ciertos tipos de tumores. Aún así, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer ha clasificado los campos electromagnéticos producidos por los teléfonos móviles como posiblemente carcinógenos para los seres humanos.” Incluye un enlace a la OMS (aquí).

En efecto, no hay relación demostrada, aun cuando la FAQ suene como si solamente fuese cuestión de tiempo. La propia OMS afirma que, de haber efecto, sería térmico, lo que sería preocupante… si nos pasásemos cada segundo del día llamando y si los móviles no se construyesen con uso de potencia cada vez más reducido. Yo mismo escribí al respecto en 2011. También es cierto que el móvil se clasificó en 2011 como potencialmente cancerígeno. Resalto lo de potencialmente, y añado que está en el nivel de peligrosidad 2B, al igual que el café o los polvos de talco.

Al menos, se les agradece que no nos hagan tragar análisis irreproducibles o estudios cuestionables. Al contrario, en el epígrafe “¿hay estudios al respecto?” se limitan a afirmar que “hay estudios en curso” y enlazan a lo que ellos llaman publicaciones, que no son sino varios artículos de medios de comunicación de 2011 (El País, El Mundo, CNN) y de la propia OMS sobre la clasificación de los móviles en el grupo 2B.

En resumen, no hay estudios que aportar.

¿NOS ESTÁN ENGAÑANDO?

Esta pregunta me resulta más difícil de responder con un sí o un no.

Una ingeniera de telecomunicaciones e investigadora del IAA no puede desconocer asuntos técnicos como los que he mencionado anteriormente. En efecto, en ningún momento afirman que las ondas del móvil sean peligrosas o que sea necesario tomar medidas de protección.

El problema es precisamente ese, que saben perfectamente de qué tela está hecho el paño pero a pesar de todo nos lo venden. En una conversación multibanda por Twitter acusaron a la empresa de vender una funda que evita un problema inexistente. En un momento dado alguien diceluego vendéis algo que no sirve para nada, salvo para sacar dinero a gente asustada,” a lo que @emsafePaula responde con rotundidad:

“en ningún momento hemos dicho lo contrario”

Para que conste, he aquí la conversación:

Tuits completos

No sólo lo dicen por Twitter. El modelo de utilidad 1064100, redactado allá por 2006, incluye estas líneas que creo deben ser leídas con atención (la negrilla es mía):

Actualmente existe una preocupación generalizada acerca de si la radiación que emiten los dispositivos empleados en la transmisión y recepción de voz y datos vía radioeléctrica resulta perjudicial para el cuerpo humano. Hoy en día no existen estudios que certifiquen que este tipo de radiación sea nociva para las células, al menos a corto plazo. Sin embargo sabemos que la exposición prolongada a radiaciones de frecuencias muy superiores, como son las ionizantes (rayos X), producen trastornos en las células haciéndolas mutar, llegando a aparecer tumores malignos en el organismo. Es ese precedente el principal temor que existe en la sociedad.”

Traducido a castellano sencillo: no hay pruebas de que las radiaciones de los móviles sean perjudiciales, pero la gente tiene miedo (al que además contribuimos nosotros) así que vamos a vender algo asustando con los rayos X.

Esto algo nuevo para mí: un producto milagro cuyos creadores reconocen con toda la sangre fría que no sirve para nada.

No podemos acusarles de mentir, de mostrar ensayos clínicos falsos, de falsear datos. No han dicho que su funda será útil o siquiera que funcionará (y a tenor de lo que he visto, dudo que funcione en absoluto). No han mentido, no han afirmado que haya que bloquear las radiaciones de los móviles por motivos de salud… pero a pesar de todo venden productos con el discurso del miedo.

EM Safe es una obra maestra del engaño sutil y de desinformación. En el fondo están llamando tonta a la gente, al estilo de Lope de Vega (“el vulgo es necio y, pues lo paga, es justo”). Me imagino a sus creadores hablando entre sí en plan “si es que la gente es idiota, compran cualquier tontería, así que ¿por qué no vendérsela nosotros?” Si ha sido así, creo que ha tomado un mal rumbo, y lamento que una persona haya cursado una carrera científica y trabaje en una institución tan prestigiosa como el Instituto de Astrofísica de Andalucía, un lugar donde tengo buenos amigos y colegas, para acabar vendiendo soluciones a problemas inexistentes. Los ciudadanos confían en los científicos para que les aclaren la verdad, no para que les tomen el pelo.

Es una cuestión de responsabilidad.

[ACTUALIZACIÓN 25/8]. He recibido un mensaje por email de la aludida, Dª María Passas. Me comunica que se ha procedido a realizar una serie de modificaciones en la web www.em-safe.es con relación a algunas de las indicaciones de mi artículo. Entre otros cambios (sin ánimo de ser exhaustivo) puedo hacer notar: la restricción del efecto térmico a las microondas; la afirmación de que las microondas son prácticamente inofensivas; la puntualización del nivel de peligrosidad de las radiaciones de móvil (grupo 2B, junto al talco y el café); indicación explícita del mayor consumo de batería y de la caída en la cobertura, con alusión explícita al problema de la difracción; actualización de los estándares aplicados; eliminación del famoso diagrama incorrecto. Agradezco estas modificaciones.

Además de ello se me solicita una disculpa pública por incorrecciones y alusiones personales y profesionales. A eso no puedo prestarme. Creo firmemente que el producto EM Safe es una solución no probada a un problema que no existe y que se está usando la estrategia del miedo (no iniciada por ellos, por otro lado) para vender un producto comercial. Si he cometido alusiones incorrectas o inadecuadas pido disculpas por ello, pero no me disculparé por el artículo ni su contenido.

He ofrecido a Dª María Passas la posibilidad de publicar un artículo escrito por ella misma en Naukas.com o en mi blog personal, o bien de reproducir su email y mi respuesta (a su elección), con objeto de que pueda hacer públicas sus explicaciones e ideas al respecto, sin restricción alguna y sin modificaciones. Caso de no tener más noticias de ella o de su empresa, daré el asunto por zanjado. AQ.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.