Física y tradición en el transporte cuántico de la Virgen

En estos días de recogimiento, armonía espiritual y pasión religiosa, el corazón de los verdaderos creyentes se colma de amor y energía positiva. El de los verdaderos creyentes y, puede que también el de los ateos aburridos como yo, porque fruto de esta convergencia espiritual he tenido lo que podríamos llamar “una revelación”. Una idea del corazón a la mente, cuyo único propósito es aliviar la sacrificada labor de nuestros costaleros, verdaderos héroes de estos días.

Imaginemos una procesión cualquiera, elegida en un punto al azar de España… digamos, Sevilla, por ejemplo. De sobra es conocida por todos la tremenda devoción y pasión por las procesiones en Sevilla. ¿No sería maravilloso que, después de años y años de lágrimas causadas por el mal tiempo, por fin se obrase un verdadero milagro allí? ¿No creen que lo merecen? Pues atentos, porque lo que propongo puede ser la clave para lograrlo.

reducir masa0

Vamos a ver: Es cierto que un milagro, por definición, precisa de intervención divina, pero estos rara vez suceden, así que he estado preguntándome si la razón no será, que las peticiones no eran apropiadas. Pónganse en el lugar de dios por un momento, e imaginen que uno de sus fieles le dice: Oh…dios mío, etc, etc., disminuye…¡la masa de la virgen por favor!

Que yo sepa, nadie nunca hizo semejante petición. Tal vez por eso funcione, ¿No le entrará curiosidad a Dios? Algo en plan: ¡Hombre, por fin algo original! Voy a darles el gusto a ver qué pasa.

Claro está que siendo Dios, Dios, el sabe lo que vá a pasar, pero sigamos.

Al loro porque no se puede decir que el nombre no mole. Mola y bastante: El milagro obrado en estas circunstancias puede llamarse “Transporte cuántico de la Virgen María”. Algunos pueden estar pensando que ya saben por donde van los tiros, después de todo, una disminución drástica de su masa facilitaría mucho la labor de los costaleros. Eso está bien, pero la cosa es aún mejor, un verdadero milagro con todas las letras. Si todo sale bien, la susodicha imagen parecerá “desvanecerse” ¡en el aire!

Tranquilos amigos, la sagrada imagen está sana y salva. Pero entonces, ¿Qué le ha sucedido?

Lo que ha sucedido, es que la pérdida repentina de masa ha causado un brusco aumento de la llamada “longitud de onda” de nuestra querida Virgen, así de claro.

reducir masa

A estas alturas, seguro que muchos de vosotros sabéis que la materia posee una característica de “dualidad” llamada “dualidad onda-corpúsculo”. Ahora bien, entender esta dualidad y sus consecuencias es, de hecho, bastante más complicado de lo que habitualmente se dice y requiere de cierta experiencia. Pero no es mi objetivo hablar de esto aquí, así que de momento, tratemos de concebir a la Virgen como una onda que se ha extendido por todo el espacio disponible.

reducir masa2

Hay que reconocer que la cosa resulta muy apropiada pues, efectivamente, la Virgen ha conseguido de este modo estar en todos los sitios y en ninguno a la vez. Lo interesante es que la Virgen-cuántica es capaz de “colarse” literalmente por cada resquicio del que disponga, dando como resultado, la milagrosa sensación de que atraviesa los obstáculos y se “materializa” en su destino.

Esto, no obstante, es algo más difícil y debemos tener cuidado preparando el terreno previamente para aumentar nuestras posibilidades de éxito. Veamos como:

En primer lugar, los límites del terreno deben estar bien establecidos, pues nuestra Virgen cuántica es capaz de colarse por cualquier espacio disponible, por lo que podría “materializarse” en cualquier lugar si no tenemos cuidado. ¡Tal vez en la capilla rival! (Disculpen mi ignorancia. No sé si eso existe).

En segundo lugar, los nazarenos interpuestos en el camino de nuestra Virgen, deberían colocarse de la forma más “regular” o simétrica posible. De no hacerlo, nuestra onda celestial-cuántica puede experimentar un fenómeno de interferencia conocido como Localización de Andersonque la dejaría atrapada en el entorno de alguno de nuestros nazarenos, ¡¡Las consecuencias de esto pueden ser impredecibles!!

reducir masa3

Como ven, la cuestión no está en que haya obstáculos o no, sino en la simetría con la que estén colocados. Cosas de la naturaleza, ya ven…

Puede que, después de todo esto, se pregunten: -Emmm… vale. Reducir la masa de la Virgen pero, ¿Cuánto?

Ni puñetera idea. ¿De verdad les parece que sé de lo que hablo? Tal vez, hasta la masa de un protón o incluso de un electrón. Que se ocupe dios de calcularlo.

Bueno, de momento esto es todo, espero que les haya gustado y que, si tienen la oportunidad, se atrevan a intentarlo en sus respectivos pueblos, sean los que sean. Si lo logran, les juro que yo me hago creyente. Un saludo y felices fiestas a todos.

Este artículo lo escribe Enrique Benito Matías que, como buen físico teórico, malvive impartiendo clases a ingenieros, economistas y otros futuros sociópatas. En un alarde de masoquismo y estupidez, está escribiendo su tesis sobre transporte cuántico y otras pajerías mentales.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.