Aplicaciones religiosas de la biología molecular

Seguir cualquier religión consiste en asumir de forma acrítica una seria de dogmas y normas de comportamiento convertidos en preceptos. Algunas de estas obligaciones pudieron tener sentido en un contexto determinado, pero en la actualidad, milenios después de haberse establecido la religión, pueden ser bastante pintorescos.

Otro problema es que tratar de seguir en el siglo XXI normas de hace varios milenios da lugar a paradojas y peculiaridades. Por ejemplo, la lengua oficial de la iglesia católica sigue siendo el latín eclesiástico, pero al ser el latín clásico una lengua muerta, obviamente no tiene la evolución que tiene cualquier lengua viva. Esto implica un problema. Muchos textos eclesiásticos relativos a la doctrina hacen referencia a costumbres del siglo XXI, pero ¿Cómo se denomina una televisión o un ordenador en latín? Obviamente no hay una palabra, porque en la Roma imperial no existían. El vaticano publica el “Lexico latinitatis recentis” donde una comisión se encarga de otorgar nombres en latín a todo lo que va apareciendo en nuestra sociedad que la antigua Roma desconocía. De esta forma el nylon en latín se llama: matéria plástica nailonensis y minigolf: pilamálleus minūtus.

Más complicado lo tienen los seguidores del judaísmo, que tienen que adaptar su alimentación a las estrictas normas marcadas en el capítulo 11 del levítico.

La comida que cumpla esas reglas será certificada por un rabino como Cashrut (o pronunciado en yidish, Kosher) y por lo tanto, apta para el consumo de un judío practicante.

Como regla general se permite todos los animales terrestres que tengan pezuñas hendidas y rumían, los acuáticos los que tienen aletas y escamas y se permiten algunos insectos voladores como el saltamontes.

La regla tiene más refinamientos. La sangre está estrictamente prohibida, por lo que debe sacrificarse por un rabino y ser desangrada. Tampoco se permite la grasa que rodea los órganos vitales.

Y sigue complicándose, lo que no es cashrut, contamina, por lo tanto ningún alimento puro puede ser elaborado con algún utensilio que haya sido utilizado con alimentos impuros.

Por ejemplo, si alguna vez vais a un restaurante con un judío practicante, lo más posible es que pida pescado en papillot o a la sal, debido a que en su elaboración va envuelto y no entra en contacto con la cazuela, por lo que así puede cumplir con el precepto, aunque esté rodeado de gentiles.

El vino para ser considerado Cashrut debe ser elaborado solo por judíos y no puede ser prensado por pies.

Otra curiosidad es que si vas a un McDonalds en Israel las hamburguesas no tienen queso, salvo que lo pidas explícitamente y te mirarán con cara de pecador. Esto es debido a que en tres apartados de la biblia, se menciona que “un cabrito no debe ser cocido en la leche de su madre” (Éxodo 23:19; Éxodo 34:26; Deuteronomio 14:21) lo que se interpreta como que está prohibido mezclar lácteos con carne.

También hay muchas más normas que no solo afectan a la alimentación, por ejemplo el levítico también explica que cultivos no pueden crecer a la vez, lo que implica que haya gente que se vista según las reglas Cashrut y no se ponga lino y algodón a la vez. Tampoco se puede realizar ningún trabajo ni utilizar ningún artilugio mecánico en sábado, que debe ser destinado al descanso y la oración. Aunque, hecha la ley, hecha la trampa, los judíos ortodoxos de alto poder adquisitivo solventan este problema con un criado no judío que conduce, cocina, enciende la luz o llama por teléfono en sábado.

Diferentes símbolos Cashrut

¿Y que pinta en esto la biología molecular?

Bueno, a medida que la ciencia y tecnología de alimentos y la biología han ido evolucionando, la normativa cashrut ha tenido que ir decidiendo sobre todo aquello que no viene contemplado en el levítico, de forma análogo a lo que hace el vaticano con el latín. El primer problema, por ejemplo, vino con los alimentos procedentes de América, de los que el levítico no citaba nada (parece que Dios fue poco previsor en sus instrucciones).

Por ejemplo ¿El pavo es puro o impuro? El tema de las aves se cita de pasada en el levítico. Solo menciona las aves carroñeras y las rapaces como impuras, sin explicitar nada del resto. Por lo tanto, técnicamente el pavo no está prohibido, aunque sea por omisión. De hecho la mayoría de los certificadores lo dan por bueno, pero los más estrictos no. La historia no acaba aquí. Luego vinieron las bacterias. Por regla general, todo aquello que es microscópico se considera que no altera la certificación Cashrut, es decir no se considera puro, pero tampoco que estropea la pureza, es como si no existiera.

Esta norma es un poco acomodaticia, porque todo lo que comemos está poblado de bacteria u hongos y por tanto, considerar que los microbios no son Cashrut, implicaría que no existiría la comida Cashrut, y por tanto no sería posible seguir la norma (ni existiría el negocio de la certificación, que todo hay que mirarlo).

Vamos al problema más actual los parásitos. En principio cualquier gusano es impuro, pero claro, las larvas de muchos gusanos son microscópicas, incluso muchos en su fase adulta. En la fruta esto no es un problema puesto que la mayoría de parásitos están en la superficie y se pueden lavar, es decir, si ves el gusano en la manzana, no es Cashrut, si no lo ves, te la puedes comer. El problema es que los parásitos del pescado están en el interior y los tienes que ingerir. Hoy sabemos que la mayoría de pescados llevan parásitos dentro y algunos llegan a ser visibles.

Después de debatirlo durante largo tiempo el criterio es: si el pez ingiere la larva del parásito y esta se desarrolla dentro de su músculo, se supone que forma parte del pez y por tanto es Cashrut. Si el parásito se desarrolla en el exterior del pez o en el tracto gastrointestinal, no forma parte de él y por lo tanto es impuro e invalida la certificación Cashrut. Esto implica que patógenos como el anisakis son Cashrut, mientras que otros parásitos no patógenos invalidan la acreditación.

Por lo tanto, por mucho que se empeñen algunos creyentes, una certificación religiosa no garantiza nada en términos de salud o de seguridad alimentaria.

El anisakis, permitido en la alimentación Cashrut.

Y aquí viene el problema, ¿como saber si los parásitos que aparecen en el pescado (muchas veces ya procesado cuando se somete al análisis del rabino) son del género anisakis (autorizados) o de otro género no permitido? Pues utilizando técnicas de biología molecular.

Las agencias certificadoras de comida Cashrut ahora están utilizando oligonucleótidos específicos para las subunidades I y II de la citocromo oxidasa c como código de barras. Si amplifica por PCR alguna de las especies no permitidas, no se certifica, si amplifica la secuencia de anisakis, se da por bueno. Por lo tanto, la biología molecular también sirve para que la gente pueda vivir de acuerdo con su fe.


23 Comentarios

Participa Suscríbete

BattosayBattosay

Surrealista es poco. Parafraseando a uno de los grandes filósofos de la antigüedad: “Estos judíos están majaretas”.

Enrique

gran aporte, muy interesante…
Me recuerda un poco a lo de “No dejes que la realidad te estropee un buen titular”…

FrankFrank

Me gustaría puntualizar una cosa acerca del tema anisakis: Me imagino que no es intención del autor afirmar que los judíos permiten y comen pescado contaminado con anisakis por ser Cashrut pero, tal y como esta escrito, lo parece.

Por otro lado, hasta donde yo sé, el pescado que nosotros consumimos puede contener una cantidad aceptada de este y otros parásitos siempre que se cumpla con ciertas directrices (Real Decreto 1437/1992). Además, es por todo el mundo conocido que, para evitar las enfermedades derivadas de éstos, es recomendable cocinar los alimentos y no comerlos crudos.

Con esto quiero decir que, en casos como este, la religión no tiene por qué estar reñida con las normativas de los países en los que se practica: una persona con un mínimo de sentido común -ya sea judía o cristiana- va a tratar de evitar enfermedades preparando su comida de la forma más correcta posible.

FredoFredo

Pues sí, menos mal que no es tradicional también comer pescado crudo, entonces si que tendrían un problema. De la otra forma, se trata simplemente de una curiosidad más, el tema del anisakis.

DanielaDaniela

Frank, me temo que no entendiste realmente a que iba el artículo. Las religiones se basan en el creacionismo y aquí hay una que se basa en el concepto de evolución (rechazado por la amplia mayoría de las religiones) para certificar los alimentos que consumen siguiendo a rajatabla las normas de su fe ¿Se entiende la ironía? Y con respecto a dicha afirmación, no dice que consumen pescado lleno a rebalsar de parásitos, si no que, en caso de dar positivo para ese bicho, el pescado sigue siendo cashurt. El número de parásitos por animal es un tema aparte, que no está mencionado en el artículo.

smith609smith609

Reiros, reiros, pero coged el catálogo de reactivos de Sigma-Aldrich y vereis la cantidad de reactivos que llevan la certificación Kosher. De hecho, tengo delante el sello “Certified Kosher Rabbi Gershon Segal” de un reactivo de Sigma que pedí hace poco.
Surrealista o no, es la realidad con la que hay que lidiar.

Ununcuadio

“Seguir cualquier religión consiste en asumir de forma acrítica una seria de dogmas y normas de comportamiento convertidos en preceptos.” Discrepo: eso sería “fe del carbonero”, lo que se intenta es que no se vivan las cosas porque sí, sino porque las has pensado y las aceptas.
Por lo demás, me ha encantado el artículo: muy curioso lo del latín Vaticano, y más la comida judía. He leído un par de libros cuyos protagonistas son judíon y hablaban de la comida Kosher y me perdía… Ahora todo claro, jeje. :)

MarcoMarco

Aqui en Perú se come mucho pescado crudo, es más, es el plato bandera, el Cebiche (o seviche , hay muchas maneras de escribirlo)…

cortas el pescado en trozitos y lo dejar un rato en limon, rocoto y sal, y algunos agregados dependiendo del tipo de cebiche.. hay muchos estilos, pero puedo asegurar que es un manjar de los dioses…

PercontePerconte

Muy buen artículo, enhorabuena. Lo explicas perfectamente al principio, aunque yo lo diré más claro: aplicar preceptos de hace más de 2.000 años, cuyo contexto socio-cultural-científico dista años luz del mundo actual, no es “pintoresco”, es simplemente patético y ridículo. Una muestra más de la losa que el creacionismo supone a la evoución del ser humano.

Utilizar la biología molecular para ajustar los hábitos alimenticios a la fe sí que es pintoresco, Darwin tiene que estar descojonándose en su tumba.

GoodfellaGoodfella

“Seguir cualquier religión consiste en asumir de forma acrítica una seria de dogmas y normas de comportamiento convertidos en preceptos.”

Mmm no necesariamente, a no ser que demos una definición muy estricta de lo que es “seguir cualquier religión”.

La mayoría de creyentes que conozco se definen como católicos, incluso católicos practicantes, o de forma más difusa como cristianos, pero solo asumen los dogmas y normas que les da la gana y que encajan con una ética y estilo de vida modernos, más los matices personales que les convengan. Pero bueno, si uno opina que eso no es seguir el catolicismo propiamente dicho, pues tampoco se lo voy a discutir.

Sin ir más lejos, la principal característica básica que diferencia la moral cristiana de una ética más o menos universal, el “ama a tus enemigos” y “pon la otra mejilla”, no conozco absolutamente a nadie que la practique.

Esto que conste que me parece algo contradictorio, lo de ser religioso y al tiempo crítico con los dogmas de la propia iglesia. ¿No es un poco soberbio creer que Dios existe y que su moral encaja exactamente con la que tengo yo debido a mi educación, entorno y decisiones personales?

Los fanáticos por lo menos son coherentes 😉

Rodolfo

Increíble. A ver cuando alguien encuentra una técnica para dilucidar por fin el sexo de los ángeles.

En cuanto a lo que comentas sobre el latín eclesiástico, aunque esté bien la analogía, yo no lo equipararía con lo de los alimentos impuros o las otras reglas absurdas. Lo del latín no tiene nada que ver con la religión. Lo mismo pasa con muchas lenguas (con todas, en cierta medida). El hecho de que la Iglesia conserve el latín me parece más un acierto que otra cosa. Durante mucho tiempo también fue la lengua vehicular para los científicos.

KapisketoKapisketo

Sí, muchas de las normas son completamente estúpidas, no obstante a mi siempre me gustó saber el origen de las mismas, en su momento hasta donde sé las normas sobre alimentos sí que tenían un sentido adaptándose a problemas de la época, imagino que la mayoría de las normas (o todas) tienen un motivo histórico. Lo que más gracia me hace es que hasta en la religión y los alimentos están las puñeteras certificaciones.

KimizefaKimizefa

TRabajo sintetizando oligonucleotidos y sondas para PCR , aunque esto mejorará mi futuro laboral, sigo teniendo la misma aversión hacias estos tipos de fanatismo y estupidez supina. Por cierto, como se llamará en latín eclesiastico a una PCR-RT? como explicarán en ese momento el hecho de que Dios creo a animales y plantas por un lado y al hombre por otro y que todos comprtamos el mismo material genético demostrando nuestro origen común??

DarylDaryl

Deduzco que en el fondo lo que hay es un gran negocio para obtener la certificación K. La venta de palomas (producto apto para el sacrificio) por los fariseos (autoridad certificadora de la aptitud) en el templo continua siendo negocio.

Y en aquellos productos o procedimientos obvios, que son aplicados por todo el mundo hay que “forzar” la norma para que no decaiga el negocio. Como el procedimiento habitual es desangrar (lo hacen en cualquier matadero judio, musulman, cristiano, laico o lo que sea) a todos los animales que se matan (se conservan mejor y la carne mantiene un color claro y/o sonrosado) pues se amplian la norma imponiendo la religión del matarife (se llaman asi, no es un insulto) o el procedimiento (oración, orientación, etc.).

Aqui han mostrado los malabarismos que hay que hacer ante nuevos alimentos o nuevos descubrimientos. Imagino que en el caso de la ingenieria genética deben hacer encaje de bolillos con guantes de boxeo.

La insulina por ejemplo, ¿es o no es K?. La primitiva era procedia de los bovidos y cerdos ¿solo era válida la de las vacas aunque la de cerdo fuera más compatible?. Despues vino la ingenieria génetica obteniéndose insulina humana a partiri de la manipulación de la E.coli o de la insulina de cerdo ¿Cual es K?.

Y queda gracioso los del queso de Mcdonals pero ¿que pasa con la comida francesa o la centroeuropea y anglosajona?. Practicamente todas las salsas llevan nata y la grasa base utilizada para todo es la mantequilla ¿la mantequilla derretida se fusiona con el solomillo y se transforma en comida K?

AlfeizarAlfeizar

Todas estas normas religiosas tenían sentido, y mucho, cuando fueron dadas, hace varios miles de años.

Incluso no hace tantos siglos, las comunidades judías se diferenciaban claramente en temas de higiene y salubridad con el resto de las poblaciones donde vivian.

No es que sus conocimientos fueran perfectos, pero les ayudaron mucho a evitar enfermedades y a mejorar en salud en comparación a su entorno. Los médicos judios se destacaban en las cortes de los califas y reyes de la edad media.

Hoy en día la ciencia ha avanzado tanto que las deja obsoletas y el arraigo que en el judaismo tienen estas normas y las estrambóticas añadiduras que les han hecho. De hecho, estas exageraciones sobre las leyes judías ya eran cuestionadas hace 2000 años por Jesús en los evangélios. Les lleva a situaciones paradójicas muy extremas.

Con todo, creo que merecen más respeto que burla.

Y no olvidemos que en este país donde hay tantas normas religiosas extrañas es el país con más premios nobel por habitante del mundo…….

AlfeizarAlfeizar

Estoy de acuerdo con esto desde un punto de vista occidental del siglo XXI

Si viviéramos en otra época y con otra mentalidad, tal vez estaríamos muy agradecidos de tener normas religiosas que nos libraran de muchas enfermedades.

Alwar

Bueno, los cristianos no tenemos normas para comer, porque Jesús que era bastante sabio dijo: “Ningún alimento es impuro, ya que lo impuro sale del corazón” refiriéndose a los malos pensamientos, el odio etc…

Aunque estas normas, como han dicho por ahí tienen bastante sentido en su época, por ejemplo, los musulmanes no comen cerdo, por que es una carne muy propensa a tener parásitos. Ahora la comemos con total tranquilidad por los controles sanitarios que ahí, pero hace 2000 años puede que fuera mejor no comer cerdo.

José LuisJosé Luis

… y lo de no poder comer carne en ciertos periodos y sí pescado (aquí se ve la mano de los apóstoles-pescadores) cómo lo llamas… sugerencia…

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>