Mozart y el oído absoluto

Cuando el Coro de la Universidad de Salamanca va a cantar, el director, Bernardo García-Bernalt hace sonar un pequeño diapasón. En una orquesta a menudo se le pide a uno de los músicos que dé una nota, al pianista que toque una tecla. Esa nota, la del diapasón o la del piano, actúa de referencia para todos antes de iniciar concierto, algo que no haría falta si todos los intérpretes tuvieran oído absoluto.

El oído absoluto es la habilidad que tienen algunas personas de identificar una nota musical o de cantar exactamente una nota solicitada sin la ayuda de una referencia externa, un sonido determinado producido por un instrumento. Se calculaba que solo una de cada 10.000 personas tenía esta capacidad pero estudios en niños de Asia oriental han hecho cambiar esta proporción. Muchas lenguas y dialectos de la región (vietnamita, cantonés, mandarín) son tonales y el significado de una palabra depende del tono con el que se pronuncia. Sería como si decir “pan” en tono de fa o en tono de sol, significase cosas distintas.

Puesto que casi una tercera parte de la población mundial habla estos idiomas y todos los niños pueden reconocer palabras en su lengua nativa, parece que el oído absoluto sería una propiedad prácticamente universal que cualquier niño puede tener y que la inmensa mayoría perdemos a lo largo de la primera infancia.

Los adultos poseedores de oído absoluto pueden retener información exacta sobre una nota dentro de ese continuum unidimensional que son las frecuencias sonoras que entran dentro del rango del oído humano y son capaces de:

  • Identificar y etiquetar dentro de la escala musical occidental (el famoso do-re-mi-fa-sol-la-si-do o el A-B-C-…G) las notas tocadas en distintos instrumentos.
  • Nombrar la tonalidad de una determinada pieza musical.
  • Cantar o entonar una determinada nota sin una referencia externa.
  • Nombrar las notas de sonidos domésticos tales como el claxon de un coche o un timbre.
  • Reproducir a la perfección una canción jamás tocada previamente sin necesidad de leerla en una partitura.
  • Identificar y nombrar varias notas que se tocan simultáneamente.

Esta habilidad no es únicamente musical ni es tampoco exclusiva de los seres humanos. El oído absoluto se ha encontrado también en animales como murciélagos, lobos, jerbos y algunas aves, a los que esta capacidad ayuda a la hora de encontrar pareja o comida, dos temas siempre interesantes. También parece evidente que se trata de un tema cerebral y no exclusivamente auditivo. El procesamiento neural de las frecuencias sonoras y posteriormente la interpretación melódica se lleva a cabo principalmente en la mitad derecha del cerebro, mientras que la izquierda es la relacionada con el lenguaje, la que pondría nombre a cada nota.

El oído absoluto tiene ventajas y desventajas en el ámbito musical. Las ventajas son que su poseedor puede afinar un instrumento sin ayudas, juzgar correctamente si una obra se está tocando en la clave correcta e identificar si instrumentos específicos de una orquesta están tocando de una forma bien integrada con el resto o fuera de tono. La principal desventaja es que las personas con oído absoluto tienen más dificultades para disfrutar la música, pues para ellos los errores son mucho más patentes y destacan sobremanera en un concierto.

Hay quien piensa que el oído absoluto se debe a haber recibido unos buenos genes, la versión moderna de los regalos de las hadas en el nacimiento de la Bella Durmiente, o a haber iniciado muy pronto la formación musical. Aunque hay familias con varios miembros con oído absoluto, lo que sugeriría una conexión genética, muchos músicos que provienen de familias de músicos y que son introducidos a la música muy tempranamente no lo desarrollan y, por otro lado, se sabe poco de qué más tiene de especial el cerebro de una persona con oído absoluto. Algunos psicólogos del desarrollo consideran que es justo al revés y que todos tendríamos oído absoluto en la niñez temprana y lo perderíamos al no necesitar un procesamiento exacto de tonos y al cambiar nuestro estilo de procesamiento cognitivo, realizando una computación global y relacional de la información sonora. Las investigaciones en niños asiáticos irían en esta dirección.

Existen investigaciones que sugieren que el oído absoluto podría ir unido a ciertos déficits ya que esta habilidad que podríamos denominar “sobrenatural” o superior a lo normal la tienen más las personas que tienen trastornos del desarrollo y déficits sensoriales. Hay artículos científicos que indican que el oído absoluto es más común en personas con ceguera de nacimiento, con síndrome de Williams o con un trastorno del espectro autista (TEA). Hay incluso un trabajo que muestra el caso de una persona con autismo y buen nivel intelectual que no tenía formación musical y sin embargo, mostraba resultados mejores en la identificación de notas que personas sin autismo y con formación musical temprana que también tenían oído absoluto. Estos resultados sugieren que la génesis del oído absoluto puede ser diferente en las personas con TEA y en las normotípicos y que el procesado cerebral de los sonidos puede codificarse de forma aún más específica en las personas con oído absoluto afectadas de autismo.

Pero hablemos de uno de los más grandes compositores de la historia. A partir de 1762, la familia Mozart se embarcó en una verdadera gira por Europa que cristalizó en el reconocimiento del pequeño Wolfgang Amadeus como un prodigio musical. Una carta sin firma al periódico Augsburgischer Intelligenz-Zettel, de la ciudad de Augsburgo en Baviera describía las extraordinarias habilidades del muchacho de siete años. La carta incluía lo siguiente:

Aún más, vi y oí cómo cuando le hacían escuchar desde otra habitación y le iban dando notas, unas altas y otras bajas, no solo en el pianoforte sino también con cualquier otro instrumento imaginable, él identificaba el nombre de la nota en un instante. De hecho, oyendo el tañido de una campana, o a un reloj, incluso de bolsillo, dar las horas, era capaz de identificar en ese mismo momento a qué nota correspondía.

Es una descripción ajustada de lo que ahora llamamos oído absoluto. Algo que por lo que sabemos no solo tenía Mozart sino también otros compositores como Frederic Chopin o Ludwig van Beethoven e intérpretes como Yo-Yo Ma, Nat King Cole o el mismísimo Stevie Wonder.

En 1773 los Mozart estaban en Viena. Wolfgang Amadeus y su padre Leopoldo se reunían frecuentemente con varios médicos que combinaban importantes avances en el conocimiento médico con una intensa afición por la música. El más conocido fue Mesmer, famoso por sus ideas sobre el magnetismo animal del que derivarían toda una serie de ideas esotéricas sobre la sanación con imanes y el espiritismo pero el más reputado era un profesor de la vieja Facultad de Medicina vienesa, el Dr. Josef Leopold Auenbrugger (1722-1809).

Hijo del propietario de una posada que quiso dar a su hijo la mejor formación, Auenbrugger se había formado en la Universidad de Viena, trabajó diez años al licenciarse en el Hospital Militar Español de misma ciudad y finalmente había conseguido ascender hasta la cátedra en la misma universidad donde estudió. En 1761 publicó un pequeño librito titulado Inventum novum en el que describía una nueva técnica, barata, sencilla y eficaz que sigue en amplio uso 250 años más tarde: la percusión del tórax para el diagnóstico de enfermedades de las distintas vísceras. La idea inicial parece que venía de percutir los toneles de vino de la bodega de su padre para saber qué cantidad quedaba en cada uno de ellos, pero parece que este ferviente melómano tenía un oído educado que le permitía diferenciar con exactitud los cambios tonales asociados con los procesos patológicos aplicando la oreja al tórax de sus pacientes y dando suaves golpecitos con un dedo.

Auenbrugger describió como el sonido normal de un tórax se alteraba y se convertía en un sonus altior (un sonido agudo o timpánico), un sonus obscurior (un sonido indistinto) o el llamado sonus carnis percussae (sonido apagado, sordo) en función del estado de sus pacientes. Se dice que era capaz de dibujar aproximadamente la silueta del corazón con su método y lo usó para diagnosticar por primera vez el estado del corazón o los pulmones en enfermedades como la pericarditis o la tuberculosis. Perfeccionó su técnica realizando experimentos en cadáveres, inyectando líquido en la cavidad pleural y demostrando que podía establecer mediante la percusión el nivel de ocupación del líquido en dicha cavidad.

Para terminar de cerrar esta relación entre buen oído, buena medicina y buena música, el médico Auenbrugger fue padre de dos muchachas que Mozart describió como maravillosas pianistas, Marianna y Katerina Franziska, que fueron alumnas de Joseph Haydn y Antonio Salieri. Haydn dedicó su ciclo de seis sonatas opus 30 a las dos hermanas y cuando Marianna murió, a los 23 años, Salieri pagó de su bolsillo la publicación de la sonata para teclado en mi bemol que ella había compuesto. El propio Mozart murió a los 35 años señalando también la necesidad de nuevas herramientas diagnósticas para la lucha contra las enfermedades como la que puso en marcha el bueno de Auenbrugger.

—————————–

Este artículo participa en la II Edición de los Premios Tesla de divulgación científica y nos lo envía Jose Ramón Alonso, Licenciado y Doctor en Biología por la Universidad de Salamanca. Catedrático de Biología Celular y director del Laboratorio de Plasticidad Neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. Jose Ramón ha sido ganador por partida doble en los Premios Prismas de 2012.

Para leer más:


61 Comentarios

Participa Suscríbete

AbraxasAbraxas

Una curiosidad sobre el oído absoluto, al parecer es una habilidad que se puede entrenar. Sé de un director de orquesta aquí en Madrid que tiene oído absoluto porque lo entrenó, ya de adulto.

jralonso

De hecho, hay toda una serie de cursos para intentar conseguirlo. Si buscas “perfect pitch course” salen unos cuántos pero no tengo referencias sobre su porcentaje de éxitos.
Abrazos

Iñaki

Tener oído absoluto no implica poder afinar sin ayuda. Decir si una nota es un sol o un la es una cosa, pero decir si se trata de un la a 440 o a 440.5 es harina de otro costal.

jralonso

Tienes razón, Iñaki, pero la mayoría de la gente que afina su guitarra o su violín, no necesita ese nivel de exactitud, sino que se fía de un diapasón o de otro instrumento y de su propio oído. Y afina. Al final, no sé si la comparación es buena, es como el que pone su reloj en hora y no usa un reloj atómico.
Abrazos

Iñaki

Claro, eso es lo que estoy diciendo yo: es necesaria una referencia con la que afinar, tanto para los que tienen oído absoluto como para los que lo tenemos relativo.

En el artículo se cataloga como ventaja que “su poseedor puede afinar un instrumento sin ayudas”. Supongo que te refieres a “poner las notas que son” en las cuerdas del violín o la guitarra sin ayuda, pero eso no es afinar, y es bastante inútil en la práctica, a no ser que toques solo siempre.

JaimeJaime

Hola. Me gustaría aclarar algo: Yo poseo esta “cualidad” o “maldición”, dependiendo del momento. Es algo que para mí es muy útil, ya que soy músico; pero, respecto a tu comentario, tengo la capacidad de afinar mis instrumentos o cantar sin ninguna referencia, dado que (no sé cómo) tengo un oído muy educado. Y puedo distinguir, por ejemplo, entre un La 440 y un La 439 o 441. Si de algo me he dado cuenta, es que cada persona es diferente y no todos los que lo tienen lo perciben así. Gracias.

cristiancristian

yo estoy con jaime tengo oido absoluto y puedo afinar cualquier instrumento sin necesidad de aparato externo para identificar notas , lo que no se es como entrenarlo para llegar a captar los tonos de ruidos externos , ya que mi concentracion se mezcla con otros ruidos presentes y me hago un cacao para identificar uno en particular

0 (0 Votos)
erick.musicoerick.musico

Interesante, siempre me preguntado si alguien con OA es capaz de distinguir así: La439 vs La440?
Tú dices que puedes, de ser así estariamos hablando de diferentes tipos de OA.
Bendiciones!!

0 (0 Votos)
María Vazquez

Dr. Alonso,

Las premisas teóricas musicales en las que se basa para ese artículo son erróneas. Debería documentarse mejor sobre los sistemas de afinación y los oídos relativos, o consultar a un musicólogo especializado. Está partiendo de teorías del siglo XVIII y XIX.

jralonso

Estimada María
No me indica a qué premisas teóricas se refiere. Me he documentado con artículos publicados en revistas cientificas del siglo XXI, de buen nivel y con evaluación por pares. Dígame cuáles son sus referencias y yo le amplío las mías.
Un saludo cordial

María Vazquez

El tema del “oído absoluto” (como el de las soprano rompiendo copas) es un mito circense que se usa para impresionar a los niños, los principiantes y los melómanos. Encontrará muchas referencias a ello, como mito que es, pero ninguna seria. Por cierto, el “perfect pitch” es otra cosa.

La frecuencia de vibración de un sonido crece en una progresión continua que se expresa en Hz, y eso que llamamos “notas” son puntos aproximados que los músicos seleccionan por cuestiones culturales y circunstanciales.

A los niños, cuando se les enseña solfeo se empieza por entrenarles en la escala tonal, en las octavas centrales, siguiendo una afinación temperada y para acabar la formación elemental todos han de ser capaces de reconocerlas. En la asignatura de “Entrenamiento auditivo” del grado superior todos los alumnos tienen que identificar acordes de 4 notas, transcribir 2 voces en contrapunto e identificar timbres y sistemas de afinación diferentes.

Del mismo modo a los niños se les enseña a reconocer los 9 colores principales, aunque entre ellos haya una gama infinita. Imagínese lo ridículo que sería un pintor que dijera que tiene un ojo prodigioso porque distingue el rojo del verde, sean más claros o más oscuros, sea al amanecer o al anochecer… Un pintor tiene que ir mas allá de eso ¿verdad?

Ahora bien, las escalas, los sistemas de afinación y los diapasones son muchos: el diapasón estandarizado se fijó definitivamente por la UNESCO a mediados del siglo XX y sigue sin estar implantado, porque no es práctico. Hasta el siglo XVIII ni siquiera existía un mecanismo para comunicarle a un músico de otra ciudad con qué diapasón estaba construido tu instrumento, imagínese; la escala de afinación temperada no se implantó en París (que era la avanzadilla en estas cosas) hasta principios del siglo XIX y sólo para la ópera.

Mozart, señor mío, tenía diferentes instrumentos afinados con diferentes sistemas de afinación y diferentes diapasones en su propia casa y cuando iba a tocar un órgano en una catedral tenía que subirse a una afinación de casi tres cuartos de tono más que la de su pianoforte, por no hablar de que tocaba instrumentos transpositores (un instrumento transpositor cambia incluso la tonalidad, imagínese). Y no es nada extraordinario, cualquier músico orquestal hace eso a diario.

¿Referencias? No creo que se publiquen papers sobre eso, porque está en los manuales de estudio directamente.

Este es uno del siglo XIX que se convirtió en la primera autoridad a nivel europeo y lleva 100 años siendo de obligado estudio. No está muy actualizado, pero para este tema, más que suficiente:
http://archive.org/details/onsensati...o00helmrich

Este otro, didáctico, histórico y mucho más sencillo, es el que mis alumnos tienen que conocerse de arriba a abajo (los de interpretación musical) porque es el que tienen que aplicar, a veces de forma consciente y otras veces ya automáticamente (que es lo que se busca). Tiene incluso unas tablillas con las equivalencias en Herzios a modo de “chuleta”.
http://www.casadellibro.com/libro-af...5467/983280

Espero que comprenda que si existiera un músico que tuviera una memoria auditiva tan precisa que tuviera fijada una escala, con un sistema de afinación y un sólo diapasón tan fijos que afinara exactamente en esos puntos, siempre, y escuchara todas las desviaciones como una desafinación… sería incapaz de hacer música con nadie más, de cambiar de instrumento, de cambiar de condiciones climatológicas y su vida sería un infierno. Si no fuera autista, acabaría siéndolo.

Lo que sucede es que entre los músicos hay mucho fantasma y mucho aficionado ignorante.

Es como si un biólogo presumiera ante mi de ser un gran cazador de gamusinos.

Espero que disfrute de este tema, que es apasionante.

(En lo de la práctica instrumental no voy ni a entrar, que es tarde y ya he escrito demasiado)

Saludos

María Vazquez

En Salamanca en el siglo XVI existió un Catedrático de prestigio mundial que ya escribió «De Musica libri septem», siete libros de música sobre este tema y su maravillosa riqueza.

Si Francisco de Salinas supiera que en la Universidad de Salamanca 5 siglos después aún no le entienden y se divulgan quimeras… Ni siquiera soy capaz de imaginar la devastación que le arrasaría.

DaniDani

Te contesto aquí porque no me deja en los últimos.

Entiendo que este es un tema que conoces muy bien (o eso parece) y entiendo también que te moleste la imprecisión al divulgarlo, pero, sin ánimo de ofender, creo que podrías hacerlo de una manera un poco menos ofensiva y altanera.

Cito para precisar:

Mozart, señor mío, tenía diferentes […]

cite=””>

Si Francisco de Salinas supiera que […] se divulgan quimeras

cite=””>

[…] que el grupo de investigación sobre el oído dejara de dar palos de ciego.

cite=””>

Porque mi sensación es que no entiende lo que lee.

cite=””>

Trato de evitarle un bochorno serio, no estoy debatiendo.

cite=””>

0 (0 Votos)
María Vazquez

Si yo publicara una investigación en mi campo que se centrara en un mito antiguo como “La generación espontánea de la E.Coli en los hospitales” y la presentara ante la comunidad científica… no soy capaz de imaginar el tono y la agresividad que la horda de biólogos, bioquímicos y médicos que pediría que se retirara algo así y que no se permitiera a gente como yo recibir dinero público por hacer semejantes afirmaciones.

¿Y sabe una diferencia graciosa? Que se sepa, ya en el siglo VII a.C se sabía que no había afinaciones absolutas. Lo de la generación espontánea “solo” es de hace 3 siglos.

Hace falta mucha para pretender hacer un descubrimiento en un campo sin tomarse siquiera la molestia de estudiarlo primero. Creame que estoy haciendo un esfuerzo tremendo por ser respetuosa: le he tratado de usted, me he tomado el tiempo de explicarle lo fundamental para que pueda entender su error y he sido infinitamente paciente ya que hablo con una persona que tiene una cátedra.

No he tomado ninguna medida, no he pedido que le eliminen del concurso, no he sacado este asunto de este blog… Pero tiene razón, tal vez es por donde tendría que haber empezado. Si fuera un alumno mío lo habría hecho por su propio bien. Bueno no, si hubiera presentado esto un alumno mío me habría muerto de vergüenza.

Dicho esto, haga usted lo que quiera que no le diré una palabra más, ya tiene la información y ya es mayorcito.

A más ver.

-2 (0 Votos)
NatxoNatxo

Hola María, soy un músico que estudia en grado superior. Tú dices que en esa asignatura todo el mundo con una nota de referencia te puede dar el nombre de las notas. Como tiene que haber de todo, hay gente que te los puede dar y otros que no, y, entre los que te los puede dar, gente que necesita que el acorde de 4 sonidos se le repita hasta 5 veces para poder reconocer las notas, y otros que nada más tocarlo sabemos las notas que son. Yo tengo oído absoluto, y puedes venir cuando quieras y escucharme cantar un La sin referencia alguna.

Pensará que yo he sido una persona que he estudiado mucho en mi vida musical y por lo tanto tengo esta habilidad. En cuanto a lo de innato/adquirido, sólo puedo decir que desde el primer dictado que hice en mi primer año de grado elemental y hasta ahora he podido reconocer el nombre de las notas. Además, el término “nota de referencia” con nosotros no es real, ya que el primer sonido que escuchamos de una pieza musical o ruido ( como por ejemplo, el chirrido de la madera de las patas de una banqueta de piano contra el suelo ) cualquiera sabemos su nombre y no erramos.

Si que es falso que un músico con oído absoluto pueda afinar una nota sin referencia alguna ( véase afinador, diapasón, etc.), pues no es lo mismo dar la nota que afinarla. Aquí ya influye el oído relativo, y con esto no mezclo significados: una cosa es saber qué nota se da y otra afinarla. Las personas con oído relativo suelen afinar mejor que las con oído absoluto por el simple hecho de que no se ven forzadas por el cerebro a reconocer automáticamente qué nota es y se pueden centrar en si está afinada esa nota o no.

Yo sólo sé que a cualquier sonido ( ya sea musical o ruido ) le puedo dar un nombre de nota musical y no fallar. Con esto no quiero en ningún momento alardear, simplemente digo la verdad. Y esto lo hacen todas las personas que tenemos esta habilidad, sean músicos, que es lo lógico y normal, o no. La teoría está muy bien, pero se debe conocer a alguien con esta habilidad ( no magia como se le pretende llamar ) para poder hablar con seguridad de un tema en cuestión.

P.D. La nota del chirrido de la banqueta de piano contra el suelo ( en el caso que lo probé, era de mármol ) fue un Mi bemol. Compruébelo en casa :)

0 (0 Votos)
jralonso

Me parece que nuestra distinta interpretación es que yo he traducido y leído “perfect pitch” como “oído absoluto” y tú dices que no es así.
Adjunto envío un enlace
http://forum.wordreference.com/showt...hp?t=532190
de un fórum de traductores donde dicen que la mejor traducción de “perfect pitch” es “oído absoluto”.
También, si pasas de la página de wikipedia de perfect pitch a la página en español también te dicen que es lo mismo.
Ya me dirás cuál es tu traducción de “perfect pitch” porque yo mis datos los he cogido de artículos donde hablaban de perfect pitch (si te fijas en las referencias indicadas en el post es así)

Francisco Salinas se asombraría de muchas cosas. Le encantaría imagino ver a un grupo de investigación sobre el oído en la Universidad de Salamanca pero seguro que estaba más interesado en los que trabajan, que también los hay y buenos, en sistema visual, cosa interesante para un ciego como él.
Un saludo cordial

Frank CastleFrank Castle

Sacado del link que pones en la respuesta:

I believe the correct translation is: “afinación perfecta”.
“Oído absoluto” is another thing

De todos modos que referencia más buena, un foro de wordreference. Madre mía!! si este el rigor de los científicos, catedráticos y exrectores españoles no es de extrañar que el gobierno aplique recortes…

-2 (0 Votos)
María Vazquez

Perdone que le diga, pero el foro que me está señalando explican la diferencia entre “perfect pitch” y “absolute pitch”, a pesar de que nadie tiene conocimientos técnicos.

De todos modos, si me permite el atrevimiento, le sugiero que no se legitime en foros o en la wikipedia ya que son muy poco fiables: seguro que si le presentaran un trabajo en la universidad en que tradujeran “pared celular” por “mobile-phone’s wall” usando el google translate usted no sería muy comprensivo.

-2 (0 Votos)
María Vazquez

Con todo el dolor que me supone recomendarle que se informe a través de la universidad de Oxford (yo estudié en Cambridge y estoy totalmente segura de su superioridad académica, al menos en mi campo), prefiero pensar que se basa en un diccionario de verdad, y no en la wikipedia.

De todos modos, tampoco se líe con esa definición ya que lo que está describiendo en su texto tampoco sería exactamente el “absolute pitch”.

“Absolute pitch:

The ability either to identify the chroma (pitch class) of any isolated tone, using labels such as C, 261 Hz or do (‘passive’ absolute pitch), or to reproduce a specified chroma – for example, by singing or adjusting the frequency of a tone generator – without reference to an external standard (‘active’ absolute pitch (AP): Bachem, 1937; Baggaley, 1974; Ward, 1982). Both skills may be called ‘tone-AP’. Absolute pitch may also involve recognizing whether a familiar piece is played in the correct key (passive), or singing a familiar song in the correct key (active); this skill is known as ‘piece-AP’.

Cognitively, both tone- and piece-AP involve two separate sub-skills: long-term pitch memory and an appropriate form of linguistic coding for attaching labels to stimuli (Levitin, 1994). True tone-AP requires individual internal pitch standards for all 12 chroma. This template can shift with age by as much as two semitones (Vernon, 1977; Wynn, 1992); shifts can also be induced neurochemically (Chaloupka, Mitchell and Muirhead, 1994). A musician with only one absolute pitch reference (e.g. a′ = 440 Hz) and good relative pitch has ‘pseudo-AP’ (Bachem, 1937); so has an experimental participant who internalizes several, but not all, pitches of the chromatic scale (Cuddy, 1970). The labels used in tone-AP are musical note names; in piece-AP they are names of pieces and texts of songs.

The popular term ‘perfect pitch’ is misleading. Musicians claiming tone-AP are even worse at discriminating tones of almost the same frequency, or at perceiving small deviations in intonation, than other musicians (Bachem, 1954; Burns and Campbell, 1994). AP possessors can typically tune pitches to within 20–60 cents of target frequencies (Rakowski and Morawska-Büngeler, 1987). In passive tasks, they regularly make semitone errors (Lockhead and Byrd, 1981; Miyazaki, 1988), and are not necessarily better than other musicians at identifying octave registers (Rakowski and Morawska-Büngeler, 1987; Miyazaki, 1988). There is nothing ‘perfect’ about absolute pitch.

Nor does absolute pitch appear to correlate with other musical skills.” […]

Grove Music Dictionary

-2 (0 Votos)
María Vazquez

El gran Salinas podía comprender todo esto sólo con su oído y unas tristes cuerdas, y sabía mejor que nadie que el que no sabe escuchar, de nada le sirve oír.

Tal vez deberían fundir los dos para que el grupo de investigación sobre la visión hiciera que el grupo de investigación sobre el oído dejara de dar palos de ciego.

Y fíjese, Salinas no necesitó tanto.

-1 (0 Votos)
jralonso

Algunas referencias más:

Ann’s perfect pitch. Interview by Elizabeth Lynch.
Edwards A.
Nurs Stand. 2010 Oct 20-26;25(7):18-9.

[Mozart and perfect pitch].
[No authors listed]
Kinderkrankenschwester. 2007 Apr;26(4):141. German. No abstract available.

Perfect pitch.
Johanse-Berg H.
Trends Cogn Sci. 2001 Apr 1;5(4):138. No abstract available.

Tuning in to perfect pitch.
Alfred J.
Nat Rev Genet. 2000 Oct;1(1):3.

Neurobiology. Brain center linked to perfect pitch.
Nowak R.
Science. 1995 Feb 3;267(5198):616.

+1 (0 Votos)
María Vazquez

“Perfect pitch” se refiere a una afinación perfecta. ¿Sabe usted lo que significa la palabra “afinación”? (Una definición científica, no coloquial.) Porque mi sensación es que no entiende lo que lee.

Trato de evitarle un bochorno serio, no estoy debatiendo.

-2 (0 Votos)
AbraxasAbraxas

Volved a leer todos el foro.

Comentan, según diversas fuentes, que el absolute pitch es widely referred as perfect pitch. Son lo mismo, y no es lo mismo que afinación perfecta (ni perfect pitch ni absolute pitch son traducción de “afinación perfecta”).
Los únicos que dicen que son ditinto son gente que lo hace sin referencias a otras fuentes, uno de ellos un batería que dice que la batería no tiene afinación (así de bueno será el tío).

-1 (0 Votos)
AbraxasAbraxas

El tema del “oído absoluto” (como el de las soprano rompiendo copas) es un mito circense que se usa para impresionar a los niños, los principiantes y los melómanos. Encontrará muchas referencias a ello, como mito que es, pero ninguna seria.

¿Mito? Pues yo conozco a varios de esos mitos. Gente a la que le tocas una tecla del piano o una nota en una guitarra y te dicen qué nota es.

Por cierto, el “perfect pitch” es otra cosa.

“Perfect pitch” es la traducción al inglés de “oído absoluto”. Ni más, ni menos.

María Vazquez

Sí, claro que puedes conocerlos: si entras a un aula de un conservatorio superior encontraras ´docenas porque para terminar el grado profesional es una de las pruebas que se les pide (no notas sueltas, transcribir partituras). Si entras en la clase de “entrenamiento auditivo” verás cómo lo hacen en directo, pero eso no tiene que ver con su capacidad para memorizar piezas, ni para tocar instrumentos… ni es nada innato, ni mágico, ni absoluto.

También puedes romper copas de cristal; es tan fácil como localizar la frecuencia de resonancia natural de la copa y subir los decibelios hasta que sea más fuerte que la pared de cristal, no tiene misterio. Lo que es un mito es que eso tengo algo que ver con ser una buena cantante ni nada parecido. Puedes hacerlo con el silbato más barato de un bazar chino.

Lo que se entrena en los músicos profesionales es tener una afinación perfecta (a perfect pitch) y adecuada al sistema que se les pida en cada momento, para lo que se necesita un buen oído relativo.

-2 (0 Votos)
AbraxasAbraxas

María, te dicen qué nota es SIN REFERENCIAS. Es decir, de la nada. Conozco a unas pocas personas que pueden hacerlo (dos que lo han tenido siempre y uno que lo entrenó, como ya he comentado antes), pero conozco a un buen puñado de músicos profesionales (pianistas, cantantes (de ópera), guitarristas y algún violinista), ni uno solo de ellos tiene oído absoluto. Si quieres que te transcriban una pieza, tienes que darles una nota de referencia.

Respecto a las ventajas del oído absoluto, ahí no me meto. Se que una, para los cantantes, es que si hay silencios largos en la pieza no necesitan estar con el diapasón; tampoco no se suben (o bajan) de tono al cantar, que es algo que les ocurre hasta a los mejores cuando cantan piezas que no conocen muy bien.

-1 (0 Votos)
IzasIzas

Abraxas, tienes razón. No solo la primera nota. Si a mí me tocas una melodía (no muy larga, ya que es como si me lees una página y me pides reproducirla, jejejeje), te digo todas la notas que son a la primera y sin ningún esfuerzo porque cada nota me está diciendo eso, el nombre. Es como si me hablas, entiendo cada vocal y consonante. No sé si se me entiende… Veo que María está siendo muy prepotente diciendo lo que dice y de la manera que acusa. Sin más. 😉

0 (0 Votos)
Almudena

Hola María,
No entiendo muy bien qué intentas decir.
Efectivamente, la mayoría de los músicos, dada una referencia sonora, pueden identificar otras notas gracias a su reconocimiento de los intervalos. Es una habilidad común y casi trivial.
También sé que la referencia de un “la” “universal” es apenas del siglo XX (en 1955, creo, la ISO estableció el la a 440 Hz y ahora ni siquiera se utiliza homogéneamente, más bien se estila el 442Hz o 444 Hz y depende de la época de la obra y de modas varias).
Pero, independientemente de esto: ¿me parece entender que, insinúas, que nadie tiene memoria auditiva suficiente que le permita identificar un sonido a largo plazo, sin referencia sonora previa? Es decir, ¿que nadie puede “memorizar” un la a 440 e identificarlo siempre que lo oye? Y como el “la”, todos los demás sonidos, claro.

Me sorprende porque hay muchos casos documentados en neurología, por ejemplo, de casos como los que describo. Lo que se suele llamar “oído absoluto”, vaya.

AnselmoAnselmo

Conocí a un violinista de la ONE que distinguía cualquier nota tocada aleatoriamente y ademas era capaz de decir si estaba un cuarto de tono baja,
por ejemplo. Con posterior comprobación, por suesto.
De modo que no debe ser tan raro.
Un saludo.

IzasIzas

¿Pero qué dices?? Yo he estudiado virtuosismo de piano, con todo lo que conlleva, repentización, composición, acústica, 4 cursos de armonía etc… Desde que era una niña de tansolo 4 años, me daba la vuelta y sabía ya la primera nota tocada en cualquier instrumento. Y si me tocaban una melodía, la cantaba con notas sin problemas. Eso no solo no lo hacía nadie de los que han estudiado conmigo a lo largo de todos los años de carrera, si no que ni en mi familia, bajo las mismas circunstancias todos tenemos esa capacidad. Es más, yo ya no ejerzo la música, y mi hermana con oído relativo, sí. Necesita referentes en las notas. Con la primera nota que le “chives”, ya le basta, aunque a veces también se equivoca. Pero es una gran música. Acabó la carrera en el ESMUC de Barcelona siendo una simple adolescente de 25, cuando los demás que estudiaban con ella eran al menos 10 años mayores. Pero no tiene oído absoluto. Creo que tal y como hablas, tú no tienes oido absoluto, ya que hablas de forma genérica, claro que hay que identificar las notas. Solo faltaba!!!, pero eso no te hace tener un oído absoluto.

IzasIzas

Tiene razón todo el mundo. Supongo que depende. En mi familia hay muchos oídos absolutos, y no tenemos déficit en crecimiento , ni ningún trastorno de ningún tipo, es más, varios hemos sido “diagnosticados” como superdotados, y no hablo de la música, sino en cualquier ámbito. Dicen distinguir entre notas con variables en los hz. Eso no me pasa a mí, y para afinar me ha supuesto un problema ya que siempre me retocan un poco la afinación, así que dependo del diapasón. Por otro lado el oido absoluto, al menos en mi caso, me lleva sí o sí a la melodía, por ser mucho más destacada, costándome mucho centrarme en el acompañamiento. Es como si hablasen dos personas. Entiendo a las dos por separado, pero la que habla más alto o más agudo se lleva toda mi atención, sin poder evitarlo.

Iñaki

Vamos a ver… por dónde empiezo. En todo este hilo hay varios “misconceptions”. Por partes:

1) El tema del oído absoluto (referido a la capacidad para asignar etiquetas a RANGOS sonoros, a alturas) está perfectamente documentado. Otra cosa es que esto suponga alguna ventaja o no a la hora de producir música (yo no se la veo). Y desde luego, a alguien con oído absoluto, como decía en un comentario anterior, le dices que cante un La y te cantará algo próximo a 440 Hz, pero, para afinar, necesita referencia como todo hijo de vecino.

2) Hasta ahí bien. Ahora, en inglés, se usa indistintamente “absolute pitch” y “perfect pitch” para refererirse al fenómeno anteriormente descrito, diga lo que diga la señora Vazquez, diga lo que digan todos los enlaces que pongáis. Es un hecho que la gente lo usa así: basta con hacer una búsqueda con esos términos en artículos científicos y ver qué describen. En cualquier caso, este post está en castellano y no hay duda alguna. No veo el problema.

3) Efectivamente, los músicos nos entrenamos para conseguir una “afinación perfecta”. Pero, ojo, esto describe un proceso DINÁMICO de escucha y modificación, un proceso realimentado que se da al tocar. Para los ingleses, “pitch” es un concepto ESTÁTICO, es la afinación que tiene un determinado instrumento A PRIORI. Por tanto, no sería correcto traducir “afinación perfecta” por “perfect pitch” (aunque en algún momento se haya dado ese uso en alguna referencia). El inglés tiene otra palabra distinta para describir ese proceso dinámico, y es “intonation”. Por tanto, sería más correcto traducir “afinación perfecta” por “perfect intonation”.

Todo lo expuesto, mezclado con que la señora Vazquez tiene una estima de sí misma patológica, nos ha llevado a un debate nada sano.

S.S.

Buen e interesante artículo. Aporta cosas diferentes de otros que he leído al respecto.

Como semi-músico y “sufridor” de oído absoluto puedo hacer un par de matices sobre las habilidades citadas:

Cantar una nota afinada no solo depende del oído, sino también del dominio que se tenga de la voz. En mi caso, cuando intento cantar, veo muy fácilmente que necesito educación vocal inminente 😀

Reproducir una melodía sin partitura también requiere memoria para almacenarla y tener una cosa no implica tener la otra. Además conozco gente que sin la “habilidad” de oído absoluto lo puede hacer de igual manera, simplemente recordando las diferencias tonales, partiendo de una nota cualquiera sin saber la tonalidad inicial. Con esto no quiero desmentir este punto, sino matizarlo un poco para no dar a entender que escuchando un tema se puede interpretar del tirón como un Mozart

Por otro lado, un gran inconveniente de tener oído absoluto además del citado es no poder trasponer, o sea, tocar con un instrumento notas físicas diferentes a las que suenan, cosa bastante habitual para simplificar la digitación o para adaptar rápidamente un acompañamiento a una voz de distinta tonalidad. Para hacer una similitud con algo que nos pase a todos, sería como cuando se sube uno a unas escaleras mecánicas paradas. La cabeza está preparada para una sensación (y a su vez el cuerpo se prepara, en este caso de las escaleras para equilibrar la marcha) y obtiene otra que lo desubica. Así durante toda la interpretación.

Ahora un párrafo desmitificador:
Siempre se recurre a Mozart para ejemplificar el oído absoluto pero tenerlo no hace un Mozart. Es más, me considero músico tirando a mediocre, ya que la música incluye mucho más que adivinar una nota. A efectos prácticos, la característica solo sirve como curiosidad de una tarde con los amigos, poder decir que la ambulancia hace la-re-la-re y poco más.

Lo del reconocimiento médico mediante sonido… ¿Está patentado ya el magufo o me puedo forrar con una nueva pseudociencia?

S.S.

Mis conocimientos de medicina son nulos, así que no había reconocido en la explicación la función de un estetoscopio. Más bien había entendido un reconocimiento golpeando el pecho o espalda y diagnostico según el tono, cosa que, desde mi desconocimiento, he creído que depende mucho de la fisonomía de la persona y que por tanto no es fiable.

Gracias por la aclaración.

ObiJuanObiJuan

Además de la auscultación, en medicina se sigue empleando en la práctica clínica habitual la percusión, en especial sobre el tórax y el abdomen, ya que puede proporcionar información de utilidad.

VíctorVíctor

Ojalá me acordara del protagonista de la anécdota, pero una vez leí que un director de orquesta, al llegar a su casa borracho, sabía que era su casa y no otra porque, al golpear el escalón del portal, sonaba con una nota y no con otra.

IzasIzas

Yo no sé si a todos los que tienen oído absoluto les pasa lo que a mí, pero yo por ejemplo solo tengo oído absoluto con instrumentos sonoros y no con la percusión. Lo que en música se considera “ruido” . a mí un tambor no me dice nada o una batería o así, pero cualquier otro instrumento melódico sí. Me hablan.

MateilaMateila

S., de magufo nada: la percusión torácica y abdominal forma parte del examen físico más básico e inmediato que podemos hacer los médicos.

Y si nos ponemos tiquismiquis te diría que con el estudio de las capacidades elásticas de ciertos tejidos hasta los ultrasonidos, se usa habitualmente en Medicina más sonido que el netamente audible. ..

S.S.

Hola Maitela,
Mis nulos conocimientos en medicina me hacían creer que reconocíais más la “textura” del sonido que el tono, tal como me ha dado a entender el artículo.

A raíz de vuestras aclaraciones me estoy informando y aprendiendo más sobre el tema. Gracias.

jralonso

Vagalume tiene razón.
Parece que Laennec aprendió precisamente del opúsculo de Auenbrugger, lo mejoró y de ahí nació la estetoscopía

MatMat

Estoy de acuerdo con comentarios anteriores. El oido absoluto es mucho más un problema que una ventaja.

Es ventajoso cuando se toca sólo en relación a un diapasón y hoy en día, como se ha señalado, todavía no está fijado, sino que va aumentando progresivamente. Es decir, el oído absoluto de hoy día está en relación, la mayoría de las veces, al diapasón de 440 Hz. En tiempos de Mozart y dependiendo del lugar, el diapasón de referencia era más alto o más bajo.

El principal problema de muchos oídos absolutos es que además de reconocer sólo las notas en referencia a La=440 Hz lo hacen en un temperamento igual, como es una división de la octava de forma que queda “perfectamente desafinada”, con todos los semitonos iguales, lo cual hace que un simple cambio de diapasón, es decir, de refencia, descuadre todas las notas reconocible por un oído absoluto: si tienen que reconocer las notas en referencia a La=415 Hz (uno de los diapasones más utilizados para interpretar música antigua), frecuencia que exactamente un semitono inferior en temperamento igual al La=440 Hz, el lío que se hacen es bastante grande.

Según varios intérpretes que padecen este oído absoluto (como no puede ser de otra manera, fruto del entrenamiento), han de entrenarse en el reconocimiento de notas referidas a otro diapasón.

Se habla también de lenguajes tonales. Entiendo que esos lenguajes asiáticos a los que se refiere el autor es con cambio de tono, entendiendo “tonos” como diferentes alturas (frecuencias) y no como entendemos la tonalidad en música, es decir, como funciones musicales donde son preponderantes unas sobre otras. Se hace necesario un poco más de precisión en estos conceptos para entender bien esa idea.

Además hay que tener en cuenta que las músicas asiáticas son en su gran mayoría modales (no hay estas funciones tonales) y considerar además que la división de la octava que hacen estas músicas excede de los 12 sonidos en que se divide la octava en el temperamento igual. Y eso sin tener en cuenta las dos afinaciones occidentales y la multitud de temperamentos que derivan de ellas, donde en muchas ocasiones son semitonos tienen distinta amplitud según sean ascendentes o descentes: v.g. La# no suena igual que Sib.

Por tanto, el oído absoluto no creo que sea fruto de la genética, aunque esta pueda influir en la predisposición a ese aprendizaje de frecuencias, sin olvidar que SI tienen una referencia, aunque el sujeto no necesite escucharla. De ello deriva también el oído relativo, capaz de hacer exactamente lo mismo pero teniendo la necesidad de tener presente la referencia. En mi caso concreto puedo decir que no poseo para nada oído absoluto, que tengo un oído melódico relativo basnte malo, contrariamente a mi oído relativo armónico, que funciona bastante bien. Y todo ello sin problemas referidos a los diapasones, varios de los cuales necesito para interpretar las distintas músicas que hago. Así como a la divisiones de la octava, es decir, a los diversos temperamentos de los que hago uso según toque en un instrumento u otro, música de distintas épocas y países.

DubitadorDubitador

Imagino que poseer odio absoluto puede ayudar bastante a desarrollar una rica voz, capacidad para el canto y la musica en general… a condicion de que se utilice, o sea se practique y aproveche esa cualidad.
El oido es fundamental para el habla, pues la condiciona profundamente.
Un sordo de nacimiento solia ser tambien mudo si no se le estimulaba tempranamete a desarrollar el habla, pues aprendemos a hablar porque oimos hablar y si se tarda en estimular el habla luego no llega llega a adquirirse correctamente.
Lo que me ha sorprendido del articulo es lo del dr Auenbrugger , el inventor de la auscultacion. Claro que con toda probabilidad pocos galenos seran capaces de sacar partido a esa tecnica, dado lo raro que resulta la posesion del oido absoluto. Pero… mira por donde, las maquinas si que pueden tener tal “oido” Entones, ¿porque no curiosear un poco y ver que partido se puede sacar a los ultrasonidos, mas allá de la benemerita ecografia?

asjasj

Yo tengo un amigo que tiene oído absoluto y lo he comprobado. Das un golpe a cualquier cosa, te dice la nota, lo verificas con el piano y acierta, sin ninguna referencia anterior.

IzasIzas

¿pero lo del oído absoluto funciona con golpes??? Yo estoy flipando, a mí eso no me pasa, solo con sonidos.

Sebastià LlinaresSebastià Llinares

Enhorabuena José Ramón por el artículo. Yo tengo oído absoluto y me persigue cada día. Os aseguro que soy capaz de identificar cualquier nota musical, grupo de notas de cinco o más sonidos, organizadas en un contexto tonal, atonal, o por reproducción aleatoria en un ámbito de ocho octavas por ejemplo. También identifico la afinación de cualquier ruido sin el más mínimo margen de error. Nunca lo he entrenado y soy muy consciente de sus beneficios y sus inconvenientes. Personalmente lo identifico como una percepción auditiva particular puesto que no puedo evitar el proceso de identificar la nota, simplemente entran en mi mente a todas horas y hay que aprender a convivir con ello.

José Ramón

Estimado Sebastià
Me resulta me interesante tu comentario. Cuando dices que te “persigue” o cuando hablas de beneficios e inconvenientes, ¿me podrías comentar cómo es tu experiencia?
Gracias sinceras

O.O.

Cuidado cuando dices “me persigue”. Yo también tengo O.A. y lo dije tal cual como tú en su día. A consecuencia de ello me encerraron en un psiquiátrico alegando que tenía alucinaciones auditivas. A día de hoy no han conseguido borrarme el oido absoluto, pero después de tanta medicación ya no sirvo para nada…

Jorge H. AyalaJorge H. Ayala

Para comentar hay que saber, como todos los que han intervenido. Soy sólo un neófito y he aprendido bastante sobre el tema, que conocía sólo de referencias. Gracias, atentamente Jayalap.

Psicologo Barcelona

Este artículo me ha recordado algo que me explicó un amigo músico. Era una persona de algo menos de 30 años que había dedicado (y aún dedicaba) gran parte de su vida al estudio profesional de música, tocaba varios instrumentos y estaba dentro de una de las escuelas más prestigiosas del país (Un músico profesional, vaya). Este chico me dijo que él, ya era incapaz de escuchar música. Lo que oía eran notas, acordes, compases, tiempos. No oia “Nanananana nananana”, sino “sol, mi, fa sostenido,.. blanca, redonda”.

Me llamó mucho la atención y me pareció una poco paradójico que precisamente las personas que sienten tanta pasión por la música que se dedican a su estudio, en definitiva, no puedan disfrutar de una canción sin analizarla.

Sebastià LlinaresSebastià Llinares

Hola de nuevo,

disculpa el retraso de la contestación, no lo había visto!

Digo que el oído absoluto me persigue porque no puedo evitar el hecho de “etiquetar” los sonidos, musicales o no, de mi entorno. Supongo que mi percepción auditiva es así, mi mente lo percibe y me retorna el nombre de la nota sí o sí. En referencia al comentario de “Psicologo Barcelona” afirmo que yo también disfruto de la música analizándola harmónicamente, indagando sobre la forma musical, la instrumentación, el clímax, texturas, motivos o temas, etc. Imagino que de forma inconsciente un músico de mis características se inclina por una música más elaborada, es decir, por una composición musical que sea un reto para nuestra percepción. Almenos éste a sido mi caso.

Te contesto José Ramón acerca de los beneficios e inconvenientes:

En mi caso, soy licenciado en composición y multiinstrumentista puro, tengo estudios de violín y piano, aparte domino la música moderna, bajo eléctrico, guitarra y instrumentos de viento, tuba, trompeta. Un inconveniente claro es el uso de instrumentos transpositores ya que la nota que tocas no es la misma que suena y ya tenemos una doble percepción en marcha, lees una nota y escuchas otra, un completo caos al que te adaptas con la práctica pero nunca al 100%. O recuerdo un exámen donde analizamos una pieza primero auditivamente y después con la partitura, resulta que la partitura estaba en sol bemol mayor y yo percibí anteriormente la pieza en fa# mayor, que suena igual pero se escribe diferente (simplificando el tema), otro caos, jejeje.

Saludos!

VictorVictor

Hola, soy músico y me gustaría comentar algunas cosas que tiene este artículo. Creo que se le da mucho bombo a lo de oído absoluto y no es algo para tanto. Eso de 1 cada 10.000 personas es demasiado, si se refiere a 1 de cada 10.000 músicos. En ese caso yo diría que lo tienen 1 de cada 20, así a grosso modo. En mi clase en el conservatorio varios alumnos pueden decirte qué nota suena o entonar cualquier nota sin referencias ni nada, no es nada especial, pero se es una habilidad que a una persona no especializada le impresiona mucho.

Para empezar quiero decir que tengo las cualidades de oído absoluto enumeradas. Cuando escucho un instrumento, sé que notas está tocando sin necesidad de diapasón ni referencia externa. Puedo identificar el nombre de varias notas sonando simultáneamente, y canto afinada la nota que me digan, sin necesidad de sonido de referencia. Por supuesto, esto me permite reproducir canciones en mi piano, y ni siquiera tengo que estar escuchándolas en ese mismo momento, me basta tararearlas y obtener de ahí la melodía.

Quiero decir que eso de “oído absoluto” está muy, muy sobrevalorado. Casi todos los músicos que estudien suficientes horas al día y escuchen suficiente música con la partitura delante, o experimenten/compongan/improvisen ganarán rápidamente esta habilidad. Yo la tengo desde aproximadamente el 5º año de mis estudios de música.

Es cierto que no todo el mundo puede acceder a tener un oído absoluto, el motivo ya no lo sé, pero la buena parte de las personas lo obtienen con práctica y horas de estudio. Una forma muy buena de mejorar el oído absoluto es cantar lo que vas tocando.
Otra curiosidad: gran parte de la gente con “buen oído” confunde, al sacar canciones, el Mi con Mi bemol, el Fa con Fa Sostenido, etc. en ocasiones. Me explico: si la tonalidad es Re Mayor, una persona con un oído aceptable lo notará pronto, y se despreocupará rápidamente: todos los Fa y Do son sostenidos. Pero, si en el transcurso de la obra, aparece por ejemplo un Fa natural, le costará más reconocerlo y probablemente escribirá Fa sostenido.
El motivo es sencillo: cuando uno canta las lecciones de entonación o sus partituras al piano, canta la palabra Re para tres notas distintas: Re bemol, Re y Re Sostenido. Esto hace que cuando una persona con oído absoluto escucha CUALQUIERA de estas tres notas en una melodía, escuche en su cabeza la palabra “Re”. Ya dependiendo de tu nivel de oído sabrás automáticamente si es natural, bemol o sostenido, o puede que tengas que probar… pero lo que tu cabeza dice es “Re”.

Es el mismo problema que comentan otras personas aquí que tienen instrumentos transpositores. Cuando ellos piensan y tocan un “Fa” a lo mejor lo que suena en realidad es “Sol”. Es muy habitual ver que estos instrumentistas transcriben obras en un tono transportado en lugar de en el original, tanto con referencia como sin ella.

Que exista una habilidad innata de reconocimiento de sonidos que sea mucho más especial y precisa que la habilidad aprendida, no lo niego, tal vez sea verdad.
Yo lo que sé es que llegó un momento en mis estudios en el que cuando escucho una obra, o una nota, o el timbre de mi casa, el sonido suena como la nota que representa. Cuando el flautista toca “Re”, en mi cabeza suena de forma automática la palabra “Re” (y cuando toca Re # también, pero se diferencian ;D) y eso en todo momento con todas las notas, de forma totalmente inconsciente, y sin ninguna clase de referencia. Si eso no es tener oído absoluto, entonces ya sí que no sé lo que es.

PerichPerich

«el mismísimo Stevie Wonder.»

Toma ya! De Mozart a “mismísimo” -“cuidáo”- Stevie Wonder.
En un artículo sobre Bach ¿a qué músico comercial elevará a la altura el protagonista, o quizá incluso por encima, al Fari? xDD

Psicologos madrid

El oido abstoluto es una capacidad que ya muchos musicos quisieran conseguir. He de decir, que en terapia me he encontrado a muchas personas que dicen y de verdad he comprobado, tener esa capacidad de escucha innata para la musica. Excelente articulo!

JoseJose

Yo puedo decir que jamas he estudiado musica…
Y canto lo que sea, soy musico estoy seguro de eso.
Me hice bilingüe viendo películas en ingles
Sin ninguna intención de mi parte.
En mi familia no hay nada musical, ni parientes ni hermanos ¡nada!
Soy feliz ahora que se todo esto antes no… Ahora No busco mas allá por eso de que dios esconde sus cosas y si el no te aclara algunos misterios por algo a de ser.
Por cierto me ocurre que soy malo para oír los acompañamientos que hago caso solo a la voz o melodia. Y no puedo con el diapasón me mata algo de sentimiento que ya traía en la memoria respecto a la melodía me asusta … . Ah! Y puedo olvidar mucho de lo que digo menos una musica. ¡jamas! de echó tengo que siempre buscar canciones nuevas si no es como vivir en una melancolía eterna…

Pedro Coronado

Mozart poseía una cualidad realmente sorprendente, a día de hoy existen personas que la poseen, un oído educado desde el nacimiento. Una cualidad que para un músico es interesante y de gran ayuda y ventaja pero también puede llegar a convertirse en una maldición como bien he leído por aquí. Es una capacidad innata maravillosa he de decir, realmente increíble. Saludos y magnífico artículo.

6 Trackbacks

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>