Sobredosis de agua

Por Dolores Bueno López, el 28 marzo, 2014. Categoría(s): Biología • Química

jeringuillas1

Traigan un par de baldes y un embudo. El embudo era el que utilizaba el cantinero para echar vino en las botas, una pieza maciza con una embocadura lo bastante ancha para llenar por completo la boca del indio.

– ¿Quieres confesar?- preguntó por última vez Brien-. Te evitarás una tortura inútil, que no serás capaz de resistir.

(Los tigres de Malasia de Emilio Salgari)

Sí estos tiernos libros, y los demás de Salgari son los que devoraba en mi infancia… El pasaje que acabo de citar se me quedó grabado a fuego, digo… a agua: cómo ataban al prisionero y mediante el embudo le hacían beber litros de agua hasta que se le hinchaba el estómago y confesaba.

Esta tortura no mata si se suspende a tiempo; ese hombre estará mañana tan bien como usted y como yo. Que lo lleven a su camarote y lo dejen dormir.

La cruel escena (que por cierto, googleando aparece como una de las torturas que usaba la Inquisición) salió del baúl de mis recuerdos, viendo una serie de investigación criminal de las que echan tanto por televisión: las víctimas aparecen muertas por ¡sobredosis de agua!, que además han ingerido voluntariamente. Y es que ya dijo Paracelso que el veneno depende de la dosis: y así tanto la deshidratación como la hiperhidratación son problemas graves que pueden llevar a la muerte. En el caso de una intoxicación por agua, se producen pérdidas importantes de ión sodio (hiponatremia) por dilución, y esto provoca un desequilibrio en las células que ya no pueden regularse correctamente: como hay más agua en el exterior que en el interior de ellas, el agua tiene a penetrar y a hinchar las células. Las células del cerebro son especialmente sensibles y son las responsables de los síntomas de confusión, desorientación, náuseas y vómitos. Todo esto puede acabar en convulsiones, coma y muerte. También puede que la hormona antidiurética se desregule, y lleve a que los riñones sean incapaces de conservar el agua ante la sobredosis.

osmosisLa hiperhidratación con hiponatremia puede estar producida por patologías, o bien porque la hidratación en situaciones de ejercicio intenso o calor se hace con líquido deficiente en sodio (beber demasiada agua), o incluso por intoxicación aguda con alcohol . Pero el caso que explotan en la serie de TV es todavía más curioso: el “éxtasis” o 3,4-metilendioximetilanfetamina (MDMA). Se trata de una anfetamina de anillo sustituida con propiedades psicoactivas. Se sintetizó por primera vez en 1914 a partir de metilendioxianfetamina, y aunque se ha usado  como supresor del apetito, posteriormente se prohibió su uso en clínica, de manera que sobre todo se consume como droga de abuso. Los efectos que produce son de euforia, pero también se ha descrito que provoca bruxismo, náuseas, dolores musculares y ataxia; además de sudoración, taquicardia, hipertensión e insomnio. Algunos síntomas más graves serían hipertermia, convulsiones, fallo renal, hiponatremia, hepatotoxicidad, hemorragia e infartos cerebrales. Uno de los efectos colaterales que se ve aumentado si se está en un lugar como una discoteca (mucha gente, bailando con ganas…) es la sed. Así que efectivamente sí existe algún caso descrito en el que la causa de la muerte fue la intoxicación por agua (tras haber bebido 14 litros para intentar paliar la sed).

extasisMDMA actúa varias de las vías de neurotransmisores, como también lo hace la cocaína. La diferencia entre ambas drogas, es que el MDMA afecta principalmente a la vía serotoninérgica (5-hidroxi-triptamina), con un efecto más pronunciado sobre el estado de ánimo, mientras que la cocaína actúa sobre todo en el sistema dopaminérgico, y por tanto provoca una mayor adicción. Pero MDMA también actúa sobre el sistema noradrenérgico: la serotonina interviene en la termorregulación, y se piensa que MDMA interfiere en esta vía, además de que al estimular el sistema noradrenérgico puede provocar hipertermia.

Analizando los órganos de pacientes que murieron tras consumir MDMA, se observaron daños importantes en el hígado (necrosis), en corazón y cerebro: necrosis local, respuesta inflamatoria, coagulación intravascular, edema cerebral (en uno de los casos relacionado con la intoxicación por agua). Todo lo ocurrido se puede explicar en base a la patología de un golpe de calor (aquí producido por el consumo de MDMA), aunque no en todas las muertes hubo hipertermia. Es decir que la ingestión de MDMA podría provocar deshidratación por hipertermia, y con una incorrecta rehidratación a base de ingerir agua descontroladamente podría llevar a la muerte por sobredosis de agua. Vamos, que Salgari se quedó corto ante el asesino que planeó matar con anfetamina y grandes dosis de agua.

Aún sin contar con la hipertermia, MDMA tiene efectos graves sobre el organismo (hígado, corazón y cerebro). Está claro que los excesos no son buenos…, así que recuerda: bebe con moderación, aunque sea agua 😉

Para saber más:

Los tigres de Malasia de Salgari

Intoxicación por agua

El mito de tomar 2 litros de agua al día

Milroy, C., Clark, J., & Forrest, A. (1996). Pathology of deaths associated with “ecstasy” and “eve” misuse. Journal of Clinical Pathology, 49 (2), 149-153 DOI: 10.1136/jcp.49.2.149

Cook TM (1996). Cerebral oedema after MDMA (“ecstasy”) and unrestricted water intake. Values for plasma osmolality may have been wrong. BMJ (Clinical research ed.), 313 (7058) PMID: 8811775

Más info (gracias al lector David C.)

http://www.formacionsanitaria.com/cursos/urgencias_sobredosis/material/urgencias_sobredosis06.pdf

http://doctorcaudevilla.com/index.php/las-sustancias/49-mdma-extasis

http://neurosoup.org/pdf/mdma_history_merck.pdf

http://colgadosred.blogspot.com.es/2012/12/centenario-del-mdma.html

http://energycontrol.org/infodrogas/extasis.html

Esta entrada participa en la XXXIII Edición del Carnaval de Química, cuyo blog anfitrión es La Química en el siglo XXI y también en la XXIX Edición del Carnaval de Biología que organiza ::ZTFNews



Por Dolores Bueno López, publicado el 28 marzo, 2014
Categoría(s): Biología • Química

 

Publicidad