El “torpevirus”: la estupidez es contagiosa

Encuentran un virus de algas en la garganta humana que nos hace más estúpidos

Nuestro cuerpo no está estéril, contiene una gran cantidad de microorganismos que se conocen como la microbiota. Muchos de ellos deben de ser virus, pero la composición de virus de nuestra microbiota es bastante desconocida.

Ahora, un grupo de investigadores estadounidenses han publicado en PNAS (1), un sugerente trabajo en el que han estudiado los virus presentes en la garganta de un grupo de individuos sanos. Ellos mismos se han sorprendido al descubrir la presencia de un virus muy similar a Acanthocystis turfacea (también conocido como ATCV-1), un virus del alga verde unicelular Chlorella heliozoea. Este virus pertenece al grupo de los Chlorovirus, virus con genoma ADN de la familia Phycodnaviridae que infectan ciertas algas verdes. Jamás se había visto que infectaran humanos o que fueran parte de nuestro viroma, el conjunto de virus que habitan nuestro organismo.

Chlorovirus: cápside icosaedrica de 190 nm (en rojo) con genoma DNA doble hebra (amarillo) rodeado de una cubierta de proteínas (en verde). Fotografía Xinzheng Zhang and Michael G. Rossmann, Purdue University. Referencia (2).
Chlorovirus: cápside icosaedrica de 190 nm (en rojo) con genoma DNA doble hebra (amarillo) rodeado de una cubierta de proteínas (en verde). Fotografía Xinzheng Zhang and Michael G. Rossmann, Purdue University. Referencia (2).

Este resultado en realidad lo han encontrado por casualidad. Los autores estaban estudiando la microbiota de 33 individuos sanos e hicieron un análisis de secuenciación masiva de todo el ADN de muestras tomadas de la garganta de estas personas. Lo que no se esperaban encontrar es que en 14 de ellas (el 42%) había secuencias de ADN similares al genoma del virus de algas ATCV-1.Para confirmarlo realizaron una PCR cuantitativa específica y detectaron ADN del virus en 40 personas de un total de 92 (el 43%). Es la primera vez que se detecta este tipo de virus de algas en la garganta humana, y es que no es nada frecuente que un virus “cruce” los distintos “reinos” de seres vivos.

Como las personas de este estudio estaban participando también en un estudio sobre funcionamiento cognitivo, decidieron examinar la relación entre la presencia de ADN de este virus ATCV-1 en la garganta y el resultado de una batería de test cognitivos. Y encontraron otro resultado sorprendente. La presencia de ADN de este virus estaba asociada (de forma “modesta” pero estadísticamente significativa, dicen los autores) con un peor resultado en algunos test cognitivos. Es decir, las personas con el virus tenían peores resultados en los test de procesamiento visual, reconocimiento espacial y atención, es definitiva eran menos espabiladas. Los resultados además eran independientes de otras variables como el sexo, la edad, la raza, el estatus socioeconómico, el nivel educativo, el lugar de nacimiento y si fumaban o no. Para confirmar este resultado tan sorprendente, realizaron un experimento con ratones. Inocularon el virus ACTV-1 por vía intestinal a un grupo de ratones y comprobaron que los ratones con el virus también dieron peores resultados en los test de reconocimiento espacial y de memoria que los ratones normales. No solo eso, si no que además, los ratones con el virus ACTV-1 tenían alterado el patrón de expresión de genes del hipocampo, la región del cerebro asociada con el aprendizaje, la memoria y el comportamiento.

Mr beans
¿Eres estúpido o es que estás infectado?

Estos resultados demuestran que los virus no solo infectan a los seres humanos si no que pueden tener también otros efectos biológicos. Aunque el mecanismo exacto no se conoce, los autores sugieren que quizá el diferente comportamiento neurológico puede ser debido a que la infección microbiana genere una determinada expresión de citoquinas característica responsable de una diferente expresión génica. En definitiva, la infección altera la respuesta inmune que afecta al control de la expresión génica que influye en el funcionamiento del hipocampo y por tanto en el comportamiento. No sabemos si será así, pero no cabe duda de que cada vez hay más datos de la importancia de nuestros microbios no solo en nuestra salud si no también en nuestro comportamiento.

Pero este trabajo deja también una gran cantidad de apasionantes y sugerentes preguntas sin respuesta:

  • ¿Cómo ha podido llegar este virus de algas a la garganta del 43% de las personas analizadas?.
  • Si la presencia de este virus afecta al procesamiento visual, el reconocimiento espacial y a la atención, ¿las personas con el virus son en definitiva menos espabiladas?, ¿se puede relacionar por tanto con la estupidez humana?
  • ¿Eres imbécil o es que está infectado?
  • Si como más algas o me inoculo este virus, ¿me vuelvo más estúpido?
  • ¿Se puede trasmitir el virus de una persona a otra?, ¿es, por tanto, la estupidez contagiosa?
  • Si elimino el virus, ¿se podría curar la estupidez?
  • ¿Podría un gobierno extender este virus por la población para hacerla más estúpida y por tanto más fácilmente manejable?
  • ¿Se podría emplear como potencial arma de guerra biológica, para extender la estupidez en el enemigo?
  • ¿Sería lícito obligar a los que se presentan a las elecciones a hacerse un test para detectar este virus, y evitar así votar a un estúpido y que acabe gobernándonos?
  • ¿Piensa mi mujer que yo estoy también infectado por este virus?

La verdad es que ahora se me ocurren cantidad de cosas de las que puedo echar la culpa al virus!

(1) Chlorovirus ATCV-1 is part of the human oropharyngeal virome and is associated with changes in cognitive functions in humans and mice. Yolken RH, et al. Proc Natl Acad Sci USA. 2014. 111(45):16106-16111. doi: 10.1073/pnas.1418895111.

(2) Paramecium bursaria Chlorella Virus 1 proteome reveals novel architectural and regulatory features of a giant virus. Dunigana DD, et al. J. Virol. 2012. 86(16): 8821-8834. doi: 10.1128/JVI.00907-12


6 Comentarios

Participa Suscríbete

GariGari

Muy, pero que muy interesante!! Pero te falta alguna pregunta 😛
¿Esta infección es temporal y puede superarse? ¿Los síntomas de estupidez tienen picos como la gripe y luego nos quedamos sólo un poco estúpidos?
¿Hay gente que actúa como reservorio? ¿Te puedes inmunizar contra la estupidez?

Por cierto, ¿Sabes qué base de datos han utilizado para detectar la secuencia del virus?

AE.AE.

¡Qué miedo! Es, talmente, como un virus zombi.
¿Tendrá relación este virus con el éxito de la saga Crepúsculo? ;D

Jorge RuizJorge Ruiz

Yo no veo nada claro que hayan demostrado que ese virus afecte realmente al grado de estupidez.

Correlación no implica causalidad, y dado que no se conoce el tipo de mecanismo que podría explicar ese fenómino, pondría en cuarentena esa afirmación, porque está basada en un mero análisis estadístico de una muestra de sólo 33 individuos.

Intrépido

¡No sabéis lo que acabáis de hacer, insensatos! Preveo en los próximos días más de un artículo en esas páginas tan fiables que todos conocemos, afirmando que se ha descubierto una conspiración del Gobierno Mundial para inocular un virus a la población para que ésta sea más tonta y poder manejarla a su antojo, Habrá variantes, unos dirán que lanzan los virus desde aviones comerciales, otros que los introducen en las vacunas, alguno aventurará que lo trajeron a la Tierra unos viajeros estelares. Y J.J. Benítez, obviamente, afirmará que un general estadounidense que trabajaba en el Área 51 se lo contó antes de morir.

RUTH GarcíaRUTH García

Falta aplicar los postulados de Koch tradicionales , modernos y moleculares, para establecer causalidad, y además continuar el estudio con un tamaño muestral amplio. Saludos.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>