Roxie Laybourne, la detective de pájaros

Por aberron, el 1 julio, 2010. Categoría(s): Biología
Publicidad

Imagen: Instituto Smithsonian

La anciana de la imagen se llamaba Roxie Laybourne y lo que veis a su alrededor son varios centenares de pájaros muertos cuidadosamente ordenados en cajones. Sus cuerpos pertenecen a la inmensa colección del Instituto Smithsonian, que alberga más de 600.000 especímenes y a los que esta concienzuda ornitóloga dedicó más de 40 años de su vida.

En el año 2003, cuando la señora Laybourne murió a la edad de 92 años, se perdió con ella un caudal de sabiduría y una eficaz colaboradora de la policía y de los investigadores de accidentes aéreos. Bajo esa apariencia gris e insignificante, Layborne se había convertido en una pionera de la ornitología forense. Gracias a su revolucionario método de identificación de plumas, cada vez que las autoridades sospechaban que un accidente aéreo había sido provocado por la entrada de pájaros en el motor, requerían sus servicios para aclarar lo sucedido.

La identificación microscópica de los restos de plumas que quedaban en los motores le permitió resolver centenares de casos y era reclamada una y otra vez por las autoridades de Aviación Civil y empresas como General Electric and Rolls-Royce, que pretendían mejorar la seguridad de sus motores. En el año 1960, su intervención sirvió para determinar que un accidente con 62 víctimas en el aeropuerto Logan de Boston estuvo provocado por la ingestión en uno de los motores de una bandada de estorninos.

Como nota curiosa, su obituario en el Washington Post destacaba que también había ayudado al FBI a resolver algún caso y que había intervenido como perito en más de un juicio. En uno de los casos más curiosos, le tocó recopilar los trocitos de pluma que habían quedado prendidos a una bala en un caso de homicidio y compararlos con los de una almohada que había sido usada como silenciador durante el crimen.

Para que luego digan que saber de pájaros no tiene aplicaciones prácticas.



Por aberron, publicado el 1 julio, 2010
Categoría(s): Biología

 

Publicidad