¿Cambiar de vías? ¡Mejor todas las ruedas!

Cambio de ruedas en Ere Hot
Es la típica situación que si no te la cuenta alguien que ha estado allí, creerías que es un chiste de Lepe. El tipo que veis asomarse por la ventanilla está a bordo de uno de los vagones del tren transmongoliano y los operarios de la parte inferior han levantado el tren en volandas y están cambiando literalmente todo el juego de ruedas del convoy. Pero, ¿por qué?

Adriano Morán, que se hizo esta misma ruta el pasado verano, me cuenta que la explicación está en el ancho de las vías. Las vías mongolas y las rusas se construyeron en su día con un ancho distinto de las chinas (en teoría como decisión estratégica para dificultar una supuesta invasión terrestre), así que cada vez que un tren cruza la frontera china desde uno de estos dos países, se ve obligado a detenerse durante unas horas hasta que los operarios lo levantan y le ponen ruedas nuevas a cada vagón. Ojo a la escena:

Si el tren viene de Mongolia, como en este caso, la parada obligada es la estación de Ere Hot, donde el tren se detiene durante alrededor hora y media. Los pasajeros tienen la opción de dar una vuelta o de quedarse en el interior del tren, como veis en las imágenes. La ceremonia se repite día tras día para sorpresa de algunos viajeros y seguirá así hasta que alguno de los países decida que es más racional cambiar las vías usar un sistema de adapatación que andar cambiando a los trenes de ruedas. Mientras tanto, seguirá siendo un ejemplo de que los humanos estamos un poco trastornados.

Más fotos: 1 y 2. Más vídeos: 1, 2, 3 | Me lo contó Adriano Morán mientras veía este otro estupendo vídeo de máquinas ensambladoras de vías, que vi ayer en Reddit y a las que tengo pensando dedicar otro post.

Antonio Martínez Ron (Madrid, 1976) es periodista y divulgador científico. Trabaja como redactor jefe de Next, la sección de Ciencia de Vozpopuli.com, y es colaborador del programa Órbita Laika (TVE) y de medios como la revista Quo, Yahoo! y Onda Cero. También ha dirigido el documental “El mal del cerebro”, premio Boehringer 2013 al mejor trabajo de periodismo de Medicina. Desde 2003 recoge sus “asombros diarios” en Fogonazos.es. Twitter: @aberron



Por aberron
Publicado el ⌚ 21 julio, 2010
Categoría(s): ✓ Curiosidades • Ingeniería