La Ola

La Ola | fuente imagen

Suzy Lee tan solo necesita papel, carboncillo y acuarela azul y blanca para llevarnos de paseo por la playa. Su último libro, ‘La Ola’ (Barbara Fiore Editora), consiste en dieciocho ilustraciones. En ellas una niña juega con una ola con la compañía de un grupo de gaviotas y la mirada de su madre. Sencillo y bonito. Muy bonito.

La realidad no es tan amable. En la orilla de cualquier playa española, tenga o no tenga bandera azul, es fácil encontrar una botella o una bolsa de plástico medio enterrada. Si uno dedica un rato a observar la suave arena deslizándose entre los dedos de su mano encontrará unos curiosos granos de colores diversos. Son pequeños trozos de plástico moldeados por las aguas.

El plástico permanece en el agua durante siglos. En los últimos años se años se han encontrado en los océanos millones de toneladas de basura –llamadas sopas tóxicas- que se acumulan en determinadas zonas por efecto de las corrientes.

Y hace unas semanas un grupo de científicos británicos ha denunciado la presencia de plástico en la Antártida.

Por otra parte y según denuncia Greenpeace en su informe de este años ‘Destrucción a Toda Costa’ en los últimos 20 años se ha destruido en la costa española la superficie equivalente a ocho campos de fútbol al día. Aún hoy, 38 ciudades españolas incumplen la normativa de depuración de aguas, cuyo plazo venció en 2000.

Y qué decir de los 416 campos de golf que hay en España y que a mi personalmente me dejan perpleja, sobre todo cuando están situados en medio de un paisaje árido. Cada uno necesita al año una cantidad de agua equivalente al consumo de una población de 10.000 habitantes.

Conclusión: Comprad “La Ola” porque a este paso, sólo podremos disfrutar del mar y la playa con libros tan deliciosos como éste.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.