Un proyecto fin de carrera permite descubrir flujos de agua salada en Marte

Se acaba de publicar un artículo de la NASA en Science que afirma que posiblemente hay flujos de agua salada en la superficie de Marte. Una gran sorpresa gracias a la reconstrucción 3D (estereográfica) de la superficie marciana realizada por un estudiante como proyecto fin de carrera a partir de las imágenes de alta resolución de la cámara HiRISE (High-Resolution Imaging Science Experiment) a bordo del satélite MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) que orbita Marte desde 2005; cada píxel de esta cámara corresponde a 30 centímetros cuadrados.

El director del proyecto fin de carrera, Alfred McEwen, no se creía lo que veía en las imágenes 3D, unas marcas alargadas en las imágenes de las laderas marcianas que cambiaban de brillo y parecía que crecían durante la estación cálida y retrocedían en la estación más fría. McEwen cree que se está observando el flujo estacional de agua salada en Marte.

Toda la prensa mundial se ha hecho eco del descubrimiento, por ejemplo, A.R., «Aparecen extraños surcos en Marte desde la primavera al otoño. Los científicos sugieren que podrían ser flujos de agua salada, pero reconocen que no tienen pruebas concluyentes,» El País, 04/08/2011; Rosa M. Tristán, «Detectan posibles corrientes de agua salada en Marte. Regueros localizados en la superficie de Marte,» El Mundo, 04/08/2011; «Científicos norteamericanos creen que hay corrientes de agua salada en Marte. Han detectado estructuras alargadas y oscuras en la superficie del planeta,» La Vanguardia, 04/08/2011; etc. La noticia en la NASA es «NASA Spacecraft Data Suggest Water Flowing on Mars,» y el artículo técnico es Alfred S. McEwen et al., «Seasonal Flows on Warm Martian Slopes,» Science 333: 740-743, 5 August 2011 (Información suplementaria). Vídeo GIF animado.

El trabajo se inició como un proyecto fin de carrera (undergraduate student project) bajo la dirección del Dr. Alfred S. McEwen. Se le pidió al alumno que reconstruyera imágenes estéreo a partir de pares de imágenes de HiRIS obtenidas en órbitas diferentes y en ángulos diferentes. Algunas de estas imágenes estaban muy separadas en el tiempo, hasta un año marciano, con objeto de que la iluminación del Sol fuera lo más parecida posible entre ambas imágenes. La idea de McEwen era que el estudiante observara rocas u otros objetos que se hubieran podido mover por la superficie marciana (por ejemplo, rodando cuesta abajo en una ladera). Sin embargo, el estudiante descubrió líneas, como pequeños canales, que aparecían en unas imágenes y desaparecían en otras (las líneas tienen el mismo color del terreno pero se oscurecen y se aclaran de forma estacional). Nadie había visto nunca este tipo de estructuras, cuyo grosor es poco más de un metro (por lo que son estructuras con un grosor de pocos píxeles).

Al principio, McEwen pensó que se trataba de sombras ya que las imágenes no permiten observar la topografía de detalles tan pequeños. Sin embargo, un estudio más profundo permitió observar que estas líneas son capaces de rodear obstáculos y otros detalles topográficos como si se tratara del flujo de un líquido. ¿Agua líquida? No hay evidencia directa de que se trate de agua. Si el agua fluyera por la superficie marciana se evaporaría muy rápido, sin dejar una huella fácil de detectar. Además, el espectrómetro a bordo del MRO tiene una resolución de 18 metros cuadrados por píxel por lo que es incapaz de observar detalles tan pequeños. Lo que ha llevado a McEwen a proponer que se trata de agua salada es que fluye como el agua, es tan volátil como sería el agua y aparece cuando las temperaturas son adecuadas (entre 0 y −20 grados centígrados) para que fluya agua por la superficie marciana.

¿Fluye mucha agua salada por Marte? A partir de las imágenes se puede inferir un flujo de unas decenas de litros por línea observada, pero podría estar sobreestimado y ser incluso menor de un litro (ya que el agua moja el terreno e incrementa el grosor de la línea observada). ¿Dónde se encuentra este agua cuando no fluye? McEwen propone varias posibles hipótesis. Podría encontrarse debajo de la superficie marciana y emerger a la superficie cuando la temperatura es la adecuada. También podría ser hielo subterráneo que se derrite o que se sublima, o incluso agua atmosférica que se condensa. ¿Agua salada? Se sabe que la superficie marciana contiene sales (que incluso se han encontrado en meteoritos marcianos) por lo que el agua si fluye en la superficie debe ser agua salada.

¿Otra hazaña dudosa de la NASA? La interpretación de los resultados observados en las imágenes como el flujo de agua salada por la superficie de Marte es una interpretación, una hipótesis, aunque se haya publicado en la prestigiosa revista Science. Habrá que realizar experimentos de laboratorio en la Tierra para confirmar esta hipótesis y sus detalles. También habrá que realizar análisis más detallados de las características observadas en las imágenes que incluyan efectos más sutiles debidos a la topografía de la superficie marciana. Además, el espectrómetro CRISM a bordo del LRO también tendrá que ser utilizado para intentar determinar la composición de estos pequeños detalles marcianos (su resolución es alta pero solo trabaja en una dimensión y su uso en estos detalles requiere un protocolo experimental muy cuidado).

En resumen, por enésima vez aparecen nuevas pruebas de la presencia de agua líquida en Marte. Quizás a algunos ya no les sorprenda la noticia, pero hay que recordar que esta hipótesis sigue siendo una hipótesis.



Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 5 agosto, 2011
Categoría(s): ✓ Astronomía