Chuck Norris se pasa a los antivacunas

Conocido por sus posturas reaccionarias en general, el mítico Chuck Norris acaba de añadir otra pluma a su sombrero al sumarse a la infame campaña que relaciona vacunas y autismo a pesar de todas las pruebas científicas que desmontan la conspiranoia. Tal y como avisan en el blog Respectul Insolence, Chuck se ha desolgado en la última semana con dos artículos absolutamente infumables en los que no le falta ni uno de los tópicos ya desmontados de los antivacunas.

A pesar de que la justicia ya puso las tesis de Andrew Wakefield en su sitio, Norris contribuye a propagar la falsedad de que existe una epidemia de autismo a causa de las vacunas. “Mientras las principales fuentes de noticias se fijan en la campaña presidencial o la crisis”, asegura en tono completamente conspiranoico, “los federales están volando bajo el radar y bajo tu piel – literalmente- con algo que podría ser perjudicial para tus hijos y tu salud”.

Básicamente lo que viene a denunciar Chuck Norris, en plan Texas ranger, es que las autoridades sanitarias han censurado y ocultado datos procedentes de un estudio hecho en Dinamarca y que el autismo se ha convertido en una epidemia porque le daban thimerosal a los niños en las vacunas. Y pide a sus lectores que ejerzan su derecho a no medicarse y a preguntar “qué ingredientes hay en eso que les van a inyectar con una jeringuilla” (¡!).

Como explican en Respectul Insolence, los datos del artículo apuntaban más bien al contrario, a que el número de casos de autismo aumentaba en cuanto se retiraba esta sustancia, pero eso no impide a Chuck meterse en el charco y trazar una gran teoría en la que todos están implicados y se ocultan los datos a los ciudadanos. Aunque los datos de un estudio concreto aportaran datos contradictorios, el resto de estudios serios no han encontrado esta relación que tanto reclaman los antivacunas. Y esto hay que demostrarlo con pruebas. Por muchos aspavientos y patadas al intelecto que quiera dar Chuck Norris.

Enlace: Chuck Norris outdoes Jenny McCarthy on vaccines (Respectful Insolence)

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.