Ese extraño lugar entre la vida y la muerte


Nos situamos a principios de 2010 en la universidad de Cambridge. El neurocientífico Adrian Owen se encuentra ante un paciente en estado vegetativo. El hombre está aparentemente inconsciente y no reacciona a ningún estímulo. En el interior de una máquina de resonancia magnética, los investigadores le hacen una serie de preguntas mientras monitorizan su actividad cerebral.

“¿Tu padre se llamaba Thomas? ¿Se llamaba Alexander? ¿Tienes algún hermano? ¿Tienes hermanas?” Una por una, y cada 30 segundos, las señales del escáner muestran las respuestas del paciente. No, sí, sí, no… Las gráficas contienen una señal cerebral clara y sorprendente para los científicos. El paciente ha respondido correctamente a cinco de las seis preguntas, y para la sexta no han recibido una señal clara.

“Nos quedamos impresionados al comprobar que el paciente era capaz de responder correctamente a las preguntas con solo cambiar su pensamiento”, recuerda Owen. Antes de realizar el experimento, los investigadores le habían explicado lo que debía hacer para responder. Para contestar “sí”, debía pensar en el acto de jugar al tenis, una actividad que se refleja en el área motora suplementaria del cerebro.

 —

Est es un fragmento de nuestra colaboración mensual en la revista Quo. Seguir leyendo en «Entre la vida y la muerte» y los despieces: Música para despertar del coma y Tres estados de inconsciencia.



Por Amazings
Publicado el ⌚ 26 agosto, 2012
Categoría(s): ✓ Quo