Aurora del equinoccio

Es un hecho conocido que la actividad auroral depende de la actividad solar, desde hace algunos años se ha comprobado estadísticamente que la mejor época para la observación de las esquivas luces del norte son los meses de marzo y octubre. Aunque todavía no se conocen bien los motivos, parece haber una relación directa entre los equinoccios y las auroras.

Este año se espera que la actividad sea la máxima del ciclo solar de once años. Aunque el ciclo está siendo anómalo, era de prever que estas últimas semanas fueran buenas para fotografiar auroras. La imagen siguiente está hecha a partir de 23 imágenes de 13 segundos de exposición a ISO 1600, poco más de seis minutos en total. La evolución de las auroras es uno de esos espectáculos naturales que te deja sin palabras. Los arcos, arcos con rayos y las coronas de luz cambian como un velo mecido por el viento.

Más imágenes en El beso en la Luna.



Por Paco Bellido
Publicado el ⌚ 19 abril, 2013
Categoría(s): ✓ Astronomía • Fotografía