El científico que sí creía en el horóscopo

Por Alfred López, el 31 octubre, 2014. Categoría(s): Curiosidades • Escepticismo • Personajes
Publicidad

Días atrás, Javier Pelaez (@Irreductible) publicaba una entrada en Naukas titulada ‘Tu horóscopo para hoy…’ y en la que, con mucho sentido del humor, se determinaba la siguiente predicción para todos los signos del zodiaco: “Las estrellas y los planetas no afectarán a tu vida de ninguna manera”.

Como bien sabréis, el horóscopo y todos aquellos métodos de predicción basados en la posición de los astros no tienen base científica alguna y son numerosas las alertas que se han dado desde los sectores escépticos para advertir del engaño al que se somete a aquellos que creen en este tipo de pronósticos.

Pero en este post pretendo hablar de un singular personaje que tuvo una importante relevancia en la época del Renacimiento y que a pesar de sus aportaciones científicas y su formación como médico y matemático era un ferviente creyente de la astrología y las predicciones.

Su nombre Gerolamo Cardano (1501-1576) y entre lo más destacado de su obra está el ser el primer científico en describir la fiebre tifoidea, sus estudios sobre álgebra o cómo, gracias a su desmesurada afición al juego, realizó importantes estudios sobre cálculo de probabilidades.

Su afición por este método de adivinación lo llevó a realizar la carta astral y predicciones a todo aquel con el que se encontraba e incluso llegó a hacer el horóscopo de Jesucristo, algo por lo que se le procesó y encerró durante algún tiempo en prisión. A pesar de los problemas que le causó ese atrevimiento siguió pronosticando el porvenir de otros.

Horóscopo de Jesucristo realizado por Gerolamo Cardano [bryanchristian]
Horóscopo de Jesucristo realizado por Gerolamo Cardano [bryanchristian]
Algunas fuentes indican que una de las grandes meteduras de pata de Gerolamo Cardano fue la predicción que realizó al jovencísimo rey Eduardo VI de Inglaterra, al que le auguró una larga vida (en el momento de realizarle el horóscopo le predijo que viviría cincuenta y cinco años, tres meses y diecisiete días más a partir de aquel instante), pero el monarca murió poco después, a la edad de 15 años, víctima de una tuberculosis.  También vaticinó larga vida a Sir John Cheke, diciéndole que su muerte le llegaría apaciblemente en el lecho rodeado de sus seres queridos. Pero el que había sido un destacado profesor en la Universidad de Cambridge y secretario de Estado murió alejado de su familia y en la más absoluta soledad, tras haber sido apresado y encarcelado en la Torre de Londres.

Estos no fueron los únicos casos en los que las predicciones de Cardano fallaron de una manera tan contundente.

Muchos son los que confirman que en un arrebato de querer demostrar la fiabilidad de sus pronósticos y de la ‘ciencia’ de los horóscopos realizó el pronóstico de su propia muerte, dando la fecha del 21 de septiembre de 1570. Cuando llegó tal día decidió quitarse la vida, con el fin de demostrar que había acertado y así no pasar a la historia como alguien inepto para pronosticar el futuro. Evidentemente, esto último queda más en la parte de leyenda negra alrededor de este singular personaje y no existen evidencias lo suficientemente fiables de que su muerte se produjera por tal motivo.

Fuentes de consulta: Casualidades, coincidencias y serendipias de la historia de Gregorio Doval / dgenp.unam.mx (pdf) / El rostro y el alma: Siete ensayos fisiognómicos de Francisco González Crussí
Fuente de la imagen: bryanchristian



 

Publicidad