La culpa es de Hollywood: Spielberg y los aliens

La cultura popular está impregnada de mitos, leyendas y supersticiones. Gran parte de éstas, aun revestidas de antiguas y milenarias, son bastante recientes y han calado en el imaginario colectivo a través de los medios de comunicación de masas como la radio, la televisión y el cine. Quiero revisar en este artículo una de ellas, los ovnis y los extraterrestres, y plantear una hipótesis: la culpa es de Spielberg.

Esos pequeños hombrecitos verdes grises de Encuentros en la tercera fase (1977)
Esos pequeños hombrecitos verdes grises de Encuentros en la tercera fase (1977)

Seguro que el primer humano que miró hacia arriba y se planteó que estaba de pie sobre una esfera enorme similar a las esferas que veía en el cielo, la Luna y el Sol, enseguida extrapoló y pensó que sobre esas otras esferas también podría haber otros seres como él. Bueno, probablemente no el primero, pero alguno sí. De hecho, la primera referencia de extraterrestres en la literatura es de un tal Luciano de Samosata, quien en el siglo II después de Cristo, en su obra Historia verdadera, escribió sobre una guerra entre los habitantes de la Luna y los habitantes del Sol, quienes luchaban por conquistar la “estrella de la mañana”.

Los alienígenas de las primeras obras de ciencia ficción sobre extraterrestres son básicamente humanos, con aspecto, culturas y civilizaciones similares a las que conocía el correspondiente autor, quizás con algunos ligeros cambios. Por ejemplo cuando Dyrcona, el héroe imaginado por Cyrano de Bergerac, llega al Sol, se lo encuentra habitado por pájaros inteligentes que le ponen a prueba. Durante los siglos XVII y XVIII el posible origen de los alienígenas se diversifica con los descubrimientos de los planetas del sistema solar y empezamos a tener, esencialmente, marcianos y venusinos, también algún joviano, algún saturnino, e incluso alguno viene de las lunas de Júpiter. Pero siguen siendo esencialmente humanos. Es a partir del siglo XIX y la diseminación de las ideas sobre la evolución de Darwin que los autores de ciencia ficción se plantean cómo los aliens pueden haber evolucionado según las condiciones del planeta en que viven. La obra cumbre en esta época, y que marca el género para siempre, es La guerra de los mundos de H. G. Wells.

Los marcianos de Wells son muy distintos de los humanos en aspecto, pero probablemente no tanto en intenciones colonizadoras. Vienen a conquistar el planeta, a aniquilar a la humanidad y ocuparlo ellos. Pero no contaban con que su evolución no les había hecho resistente a las bacterias terrestres y acaban perdiendo la batalla gracias a los terrestres más pequeños: los unicelulares. Wells introdujo el concepto de invasión extraterrestre.

Treinta y tantos años más tarde, Orson Welles versionaba la idea de H. G. Wells al medio radiofónico retransmitiendo una invasión extraterrestre como una serie de reportajes en directo, inventando así, de paso, el falso documental.

El género explota en los años 40 y 50, especialmente con la ciencia ficción de formato popular, como las revistas pulp de ciencia ficción, los cómics y el cine de serie B.

En general en esta época los aliens siguen siendo seres monstruosos que vienen a cargarse la humanidad. Hay alguna excepción muy humana, súperhumana, incluso, pero no creo que Supermán se pueda considerar un alien, aunque haya nacido en otro planeta, ya que pertence en esencia a otro subgénero de la ciencia ficción, el de los súperhéroes, y su lugar de nacimiento en el universo es puramente circunstancial y sólo una excusa para sus poderes.

Tenemos entonces aliens robots, aliens que son mujeres semidesnudas, ejércitos de hombres verdes pequeñitos, masas viscosas (The Blob (1958))… El aspecto en general depende las intenciones de la visita. Si vienen a mala leche, se parecerán más a insectos, arácnidos o reptiles, posiblemente antropomorfos. Si vienen con buena intención, ya sea aparente o real, tendrán más apariencia de humanos, o con características de aves o mamíferos. De esta época me gusta cuando la invasión alienígena es subrepticia, ya sea en foma de babosas que se adhieren a la nuca y toman control de su huésped (The Puppet Masters, novela de Robert A. Heinlein), o clonando a las personas en vainas extraterrestres y substituyéndolas, en todas las versiones de La invasión de los ultracuerpos. Estas formas de invasión se interpretan en la época en clave política, dentro del contexto de la guerra fría, como una crítica al comunismo.

Hay otro fenómeno que ocurre a finales de los cuarenta, con la popularización de la aviación, algunos pilotos reportan haber visto en el aire objectos que no pueden explicar. No sé cómo se produce el salto de no poder explicar algo a que tengan que ser alienígenas que vienen a la Tierra, pero de ahí aparece el fenómeno OVNI: las naves marcianas serán desde ahora circulares, planas, rápidas y con muchas lucecitas.

Al mismo tiempo la ciencia avanzaba y empezaba a quedar claro que las características de los demás planetas del sistema solar los hacían bastante inhabitables, al menos no por seres mínimamente parecidos a nosotros. En la ciencia ficción los alienígenas tenían que empezar a venir de más lejos, otros sistemas solares, otras estrellas. Se empezaban también a explorar los posibles problemas de comunicación y cómo podríamos averiguar si las ondas de radio recibidas desde el espacio podrían contener información generada por seres inteligentes. También llegamos a la Luna y constatamos el carácter desierto de ésta. Las opciones reales de un encuentro cercano con extraterrestres se diluyen bastante en esta época, a pesar de que divulgadores y autores como Carl Sagan sigan creyendo firmemente en la posibilidad de establecer contacto, como desarrolla en una obra con ese mismo título.

Y pasan los sesenta y llegan los setenta y el new age buenrollista está plenamente asentado en la sociedad americana, y Steven Spielberg, después de un par de películas de terror y una comedia loca sobre la segunda guerra mundial, decide mandarnos el mensaje de que los alienígenas son buena gente. Eso sí, lo hace con una película en la que nos la pasaremos sufriendo por si abducen al niño, destruyen la casa o sacan al coche de la carretera, pero al final nos queda claro que sólo venían a comunicarse con nosotros y saludar. Encuentros en la tercera fase (1977) de buen rollo. El segundo intento de Spielberg de hacer una película de extraterrestres no se anda con indirectas, el alien es tan buena gente que se hace el mejor amigo de un niño, quien le ayuda a comunicarse por teléfono con los suyos para volver a su casa. Desde ET (1982) sabemos que si el alien tiene los ojos grandes y azules, le podemos abrazar como a peluchito que nos va a querer mucho.

Por suerte, la línea narrativa del alien malo nunca se perdió, y Ridley Scott hizo una maravilla del cine de terror como firme respuesta a los Encuentros cercanos de Spielberg, y nos hizo Alien, el octavo pasajero (1979).

En los ochenta las películas sobre aliens bondadosos siguieron con Spielberg en la producción, con Cocoon (1985) y Nuestros maravillosos aliados (1987). Los malrolleros fueron representados por La cosa (1982), la secuela de Alien, Aliens (1986), y Depredador (1987).

Entre ambas líneas queda Enemigo mío (1985), donde un humano y un extraterrestre se encuentran solos en un planeta y tienen que aprender a sobrevivir el uno con el otro. El alien no humano de la película (donde ambos son aliens, ya que ninguno de los dos es originario del planeta donde están) es un Drac, y su aspecto tiene caraterísticas de un reptil antropomorfo. Curiosamente por esos años, pero en la televisión, una serie, V (1984-1985), nos explicaba una visita extraterrestre mundial y simultánea, pero en son de paz, donde se descubría que eran lagartos disfrazados de humanos con intenciones no tan pacíficas. El alien antropomorfo con propiedades reptilianas es el resultado de una especulación de ciencia ficción bastante obvia: ¿cómo hubieran evolucionado los dinosaurios de no extinguirse y desarrollar inteligencia? Ya sea ocultos desde tiempos antiguos en ciudades subterráneas o como visitantes del espacio, los reptilianos como raza infiltrada entre los gobiernos y poderosos del mundo para dominarnos es una de las teorías de la conspiración más entretenidas que podemos encontrar.

Hoy en día poca gente cree en los aliens, entendido como seres inteligentes que vienen a la tierra de visita. Es comúnmente aceptado que dados los miles de millones de galaxias del universo, con sus correspondientes miles de millones de estrellas y sistemas planetarios, es muy improbable que no haya muchos de ellos que haya desarrollado vida como lo ha hecho el nuestro. ¿No es posible entonces que algunos de ellos hayan desarrollado una civilización tecnológica avanzada capaz de viajar hasta nosotros? ¿No debería, de hecho, ser algo altamente probable? A esta idea se le llama la paradoja de Fermi, y tiene múltiples posibles respuestas que no desarrollaré (El ínclito Sergio Palacios una vez quiso escribir cincuenta entradas sobre el tema y llegó a dos o tres docenas antes de por desgracia borrar su blog de entonces), pero una de las que me gusta más es que cualquier civilización suficientemente avanzada como para explorar el espacio se acaba autodestruyendo antes de poder salir de su propio sistema solar a conquistar otras estrellas.

De momento parece que sólo podemos confiar en nostros mismos para salir ahí fuera y ver qué nos podemos encontrar. Este año hemos llegado con sondas espaciales a un cometa y a Plutón, y tenemos algún que otro robot explorando Marte. También estamos descubriendo que muchas de las estrellas que vemos desde aquí en las noches claras son parte en realidad de sistemas planetarios como el nuestro, con planetas que podrían tener características similares a nuestra querida Tierra y albergar vida.

Quién sabe. Si conseguimos no autodestruirnos, puede pasar que en un par de siglos seamos nosotros los que les visitemos a ellos.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.