La ley del cuadrado-cubo

La Ley del cuadrado cubo
La Ley del cuadrado-cubo

Quizás no hay un concepto físico que sea capaz de responder tantas preguntas, muchas de ellas del día a día, como ocurre con la ley del cuadrado-cubo. Esta ley fue observada por primera vez, que sepamos, por Galileo Galilei y tiene aplicaciones en muchísimas áreas, desde la biología hasta la física, química, ingeniería, la ciencia ficción y por supuesto, también, en cosas tan sencillas como que patata elegir cuando vamos al supermercado.

La idea es muy simple: cuando un cuerpo, tenga la forma que tenga, aumenta de tamaño crecen tanto su superficie como su volumen. Sin embargo el volumen crece mucho más rápido que la superficie por lo que la relación superficie frente a volumen no es constante. Esto hace que todas las propiedades que dependan de esta relación sean muy sensibles al tamaño del sistema. Como por ejemplo en el metabolismo de los seres vivos y la pérdida de calor en animales de sangre caliente; o como en la aerodinámica de los aviones; o en la estructura de los edificios; o en las conexiones neuronales por gramo de cuerpo en un animal o en… ¡la patata que vamos a elegir para hacer una tortilla! Una ley que aparece en tantas y tantas situaciones… y que resulta a la vez tan simple. Les presentamos la ley del cuadrado-cubo.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.