Las ventajas y desventajas evolutivas de ser un caballo blanco

Me gustaría comenzar este artículo haciendo una puntualización: los caballos verdaderamente blancos son extremadamente raros. Podríamos definir un caballo verdaderamente blanco como aquél que nace con el pelaje albo y que, además, carece de pigmentación en la piel y por lo tanto sus ollares y la boca muestran una tonalidad rosácea.

Para que un caballo sea blanco debe tener el genotipo White Ww. Cada caballo recibe un cromosoma materno y uno paterno, uno de ellos debe darle el cromosoma W y el otro el w. Es el gen dominante W el que determinará la ausencia de color. Los caballos Ww presentarán, sólo en algunos casos, capa completamente blanca. ¿Por qué sólo en algunos casos?, la razón estriba en una mutación en este gen que sólo presentan algunos individuos, los que tienen esa mutación carecen de pigmento en la piel y pelo (los ojos de los caballos blancos presentan pigmentación ya que los melanocitos que darán color al pelo se desarrollan en el tubo neural del embrión mientas que los que colorearán el ojo tienen su origen en ectodermo, por lo tanto, la ausencia de los primeros no influye en la presencia o ausencia de los segundos).La mayoría de estirpes de caballos blancos descienden de individuos concretos que presentaban esta alteración cromosómica.

A-F: Caballos blancos portadores del gen dominante W. Obsérvese como algunos aún presentan cierta pigmentación. G-H: Biopsia de piel de caballo: a la izquierda se observa -en marrón- la presencia de melanocitos y el pigmento melanina. A la derecha, biopsia de piel de caballo blanco: nótese la ausencia de pigmentación. Autores: Haase B, Brooks SA, Schlumbaum A, Azor PJ, Bailey E, Alaeddine F, et al. (2007) Allelic Heterogeneity at the Equine KIT Locus in Dominant White (W) Horses. PLoS Genet 3(11): e195.
A-F: Caballos blancos portadores del gen dominante W. Obsérvese como algunos aún presentan cierta pigmentación.
G-H: Biopsia de piel de caballo: a la izquierda se observa -en marrón- la presencia de melanocitos y el pigmento melanina. A la derecha, biopsia de piel de caballo blanco: nótese la ausencia de pigmentación.
Autores: Haase B, Brooks SA, Schlumbaum A, Azor PJ, Bailey E, Alaeddine F, et al. (2007) Allelic Heterogeneity at the Equine KIT Locus in Dominant White (W) Horses. PLoS Genet 3(11): e195.

Volvamos pues a los caballos verdaderamente blancos. Estos animales no son albinos. Para ser albino, el animal debe ser portador de dos genes recesivos y carecer por completo de pigmentación en piel u ojos; sin embargo, los estudios existentes hasta la fecha concluyen que los rocines blancos son portadores del gen dominante W (Ww) como veíamos antes. No se dan casos de individuos WW ya que los embriones que llevan esta carga genética son inviables, bien mueren durante la gestación o a las pocas horas de nacer.

Los caballos que, popularmente denominamos blancos, son en realidad corceles que han nacido con un pelaje normalmente negro y que con el transcurrir del tiempo van perdiendo esa tonalidad al dejar de producirse melanina –exactamente igual es el proceso que conduce a la aparición de canas en las personas- debido a la muerte de las células que sintetizan este pigmento (los melanocitos) del folículo piloso. Este proceso conduce a un progresivo encanecimiento del animal. Los caballos tordos –así se denominan los que presentan esta tonalidad- sí son muy frecuentes. De hecho, la mayoría de caballos de raza española, sobre un 80%, presentan esta capa.

Caballo de raza española de capa torda, el pelaje se va aclarando, encaneciendo conforme envejece. Muchos de estos animales nacen con el pelo prácticamente negro. Obsérvese la piel de los ollares y belfos con una tonalidad negra.
Caballo de raza española de capa torda, el pelaje se va aclarando, encaneciendo conforme envejece. Muchos de estos animales nacen con el pelo prácticamente negro. Obsérvese la piel de los ollares y belfos con una tonalidad negra.

Llegamos así pues a la mayor desventaja que tienen estos animales y es que son muy susceptibles a sufrir de melanoma cutáneo. Hasta el 80% de los caballos tordos de pura raza española sufrirán esta enfermedad conforme envejezcan.

En las personas esta dolencia se asocia con frecuencia a una exposición prolongada a los rayos ultravioletas presentes en la radiación solar. No es el caso en los equinos ya que en éstos los melanomas suelen desarrollarse en localizaciones normalmente protegidas del sol como son la base de la cola, perineo o zona inguinal.

Melanoma en el belfo inferior de un caballo de capa torda
Melanoma en el belfo inferior de un caballo de capa torda

Además, otra desventaja evolutiva para los caballos de capa blanca es que serían más fáciles de detectar por parte de los predadores. En poblaciones equinas asilvestradas no se ven caballos blancos, aunque sí hay algunas poblaciones silvestres de caballos tordos como los caballos de Camargue –pero recuérdese que no encanecen totalmente hasta alcanzar la madurez.

Quizá por ello, por su rareza en el medio natural, los caballos blancos han sido seleccionados con frecuencia y han alcanzado un papel protagonista como símbolo de poder. De ahí su presencia en escudos y otros símbolos heráldicos, en numerosos retratos en los que sirven de montura a reyes o bien prestando sus servicios a algunos santos como el famoso caballo blanco de Santiago o el que montó San Jorge para derrotar al dragón.

El caballo blanco como símbolo de poder. Numerosos monarcas y santos se representan a lomos de caballos blancos.
El caballo blanco como símbolo de poder. Numerosos monarcas y santos se representan a lomos de caballos blancos.

Ahora bien, no todo iban a ser desventajas. Estudios recientes demuestran que este pelaje ha reportado a nuestras sufridas monturas algún punto positivo.

Los caballos tordos resultan menos atractivos para los tábanos y esta característica les hace menos propicios a sufrir enfermedades infecciosas y parasitarias transmitidas por estos dípteros. Además, las molestas picaduras de estos hematófagos suponen que el animal que las sufra en menor medida podrá alimentarse de manera más pausada, digerir mejor los nutrientes y, en el caso de las hembras, producir más leche para su potro.

Movimientos de cola y patas para ahuyentar a los molestos tábanos
Movimientos de cola y patas para ahuyentar a los molestos tábanos

Un estudio llevado a cabo conjuntamente por las universidades de Budapest y Girona –estudio que por cierto mereció la distinción de hacerse con el premio Ig Nobel, más conocido como anti Nobel- demuestra que los tábanos se sientes más atraídos por las capas oscuras que por las capas grises o blanquecinas.

Primer plano de un tábano y su aparato bucal
Primer plano de un tábano y su aparato bucal

¿A qué se debe esta atracción que estos insectos sienten por los caballos oscuros?. Los autores demuestran que la causa raíz se halla en que los tábanos perciben la polarización de la luz y que los pelajes marrones o negros polarizan la luz en mayor medida que los claros.

Los fotones de luz que nosotros percibimos -sin polarizar- vibran en todas las direcciones, sin embargo, cuando la luz se refleja sobre ciertas superficies ese rayo que, por decirlo de algún modo, rebota vibra sólo en una determinada dirección y formando un ángulo determinado en relación al sol.

A la izquierda luz no polarizada: los fotones vibran en múltiples planos. Al pasar un filtro –o rebotar en ciertas superficies- la luz se polariza: los fotones vibran en un único plano.
A la izquierda luz no polarizada: los fotones vibran en múltiples planos. Al pasar un filtro –o rebotar en ciertas superficies- la luz se polariza: los fotones vibran en un único plano.

Muchos insectos –como por ejemplo las abejas- utilizan la polarización de la luz para orientarse y encontrar bien las fuentes de alimento bien la dirección de regreso a la colmena.

Concretamente, en el caso de los tábanos, esta habilidad para detectar la luz polarizada les sirve para encontrar agua pues la luz solar, al rebotar en ella, se polariza, permitiendo al insecto distinguirla sobre el resto del paisaje. Esto es muy importante ya que así el díptero halla lugares húmedos donde desovar puesto que sus larvas completan su ciclo en el agua. Un efecto similar produce la luz que se refleja en el pelaje oscuro de un caballo (o de cualquier otro animal) y es que la mayoría de animales silvestres de los que se alimentan estos hematófagos presentan un pelaje negro o marrón que les permite camuflarse de potenciales predadores. En este estudio, realizado tanto fotografiando animales de distintas tonalidades como con muñecos que semejaban caballos de distintos colores y en el que se contabilizó el número de tábanos que quedaban adheridos a los modelos, se demostró que los caballos de capas oscuras (negros o castaños) atraían mucho más a los tábanos que sus congéneres blancos o tordos ya que la capa oscura polariza la luz.

Fotos de caballos y vacas de capas oscuras y claras y la correspondiente reflexión de luz polarizada. Obsérvese como los animales de pelaje más oscuro reflejan más luz polarizada (oscura en la imagen). Autores: Gábor Horváth et al. Proc. R. Soc. B 2010;rspb.2009.2202  2010 The Royal Society
Fotos de caballos y vacas de capas oscuras y claras y la correspondiente reflexión de luz polarizada. Obsérvese como los animales de pelaje más oscuro reflejan más luz polarizada (oscura en la imagen).
Autores: Gábor Horváth et al. Proc. R. Soc. B 2010;rspb.2009.2202 2010 The Royal Society

Los ataques de los tábanos se producen sobre todo en lugares bien iluminados, de hecho, cuando los picotazos se vuelven inaguantables, los caballos buscan lugares a la sombra para evitar el acoso de los parásitos voladores. La razón de que el acoso de estos moscones se reduzca en zonas umbrías la encontramos en el hecho de que los tábanos necesitan una temperatura alta para mover sus músculos e iniciar el vuelo con la suficiente velocidad como para escapar de las reacciones defensivas de sus víctimas (movimientos de cola, cuello, etc.), esa temperatura adicional la encuentran al sol, por ello evitan alimentarse a la sombra.

Otra razón por la que los tábanos prefieren los caballos oscuros es el hecho que ellos mismos pueden así camuflarse mejor. Un tábano es más visible para los pájaros que se alimentan de ellos sobre un caballo de capa clara que sobre uno de capa oscura.

Este artículo nos lo envía Juan Pascual (podéis seguirlo en twitter @JuanPascual4 o linkedn). Me licencié en veterinaria hace unos cuantos años en Zaragoza y he desarrollado mi vida profesional en el mundo de la sanidad animal, de ahí mi interés en divulgar lo que los animales aportan a nuestro mundo actual. Soy un apasionado de la ciencia. Creo que es fundamental transmitir el conocimiento científico de una manera sencilla para que los jóvenes se enganchen pronto y para que la sociedad conozca más y mejor lo mucho que la ciencia aporta a nuestro bienestar. Viajar es otra de mis pasiones junto con la literatura, que no deja de ser otro modo de viajar.

Puedes leer todos sus artículos en Naukas en este enlace.

Referencias científicas y más información:

Introduction to coat genetics. Veterinary Genetics Laboratory. UC Davis

There’s NO such thing as an albino horse!

Bianca Haase et al Allelic Heterogeneity at the Equine KIT Locus in Dominant White (W) Horses. Plos Genetics. November 2007 | Volume 3 | Issue 11 | e195

Peter Stamberov, Comparative Clinical, hematological and biochemical parameters in a horse with progression of melanoma. Scientific Works. Series C. Veterinary Medicine. Vol. LX (1)

Rodríguez, M.et al; Grey horse melanotic condition: a pigmentary disorder 1997 World Equine Veterinary Meeting, Padova, Italy

Pye, D.; Polarised Light in Science and Nature. Institute of physics publishing. 2001



Por Colaborador Invitado
Publicado el ⌚ 30 mayo, 2017
Categoría(s): ✓ Biología • Divulgación