La pregunta Naukas 2018 – Antonio Osuna

La pregunta Naukas 2018
La pregunta Naukas 2018

¿Qué persona o hecho marcó tu carrera, tu interés por la ciencia o tu investigación?

Todos vivimos sobre hombros de gigantes. Muchos al pensar en los gigantes piensan en grandes científicos, genios que revolucionaron la ciencia y que han modificado la historia de la humanidad. Desconozco si Newton pensaba en gigantes concretos o no, pero para mí esos gigantes no son personas, son más parecidos al Megazord de los Power Rangers. Son gigantes, sí, pero están compuestos por muchos individuos (muchos más que el Megazord). Individuos cuyos nombres, en su inmensa mayoría, ya se ha tragado el peso de la historia para siempre. Creo que estas personas que constituyen la mayor parte del cuerpo de los gigantes suelen ser familiares y profesores, gente casi anónima que, al educar, supo encauzar la curiosidad por caminos correctos.

Hay dos ejemplos que suelo usar en mis charlas y escritos, Ranúnculo e Ioan Thomas. El profesor Ranúnculo (Buttercup en inglés) determinó la carrera de Desmond Morris. Desmond Morris es autor de “El mono desnudo”, y una de las primeras personas en popularizar la idea de que el comportamiento humano puede ser estudiado por la etología (la ciencia del comportamiento animal). En su libro “Días con animales” Desmond Morris contaba como Ranúnculo le había marcado, pues aquel profesor de zoología les había enseñado a buscar respuestas.

“Otros maestros enseñan respuestas, lo cual es inútil, porque no hace más que llenar el cerebro de hechos no digeridos e inhibe la capacidad real de pensar” D. Morris (Días con animales, 1979).

Ranúnculo afirmaba que era imposible enseñar zoología, solo podía aspirar a enseñarles a aprender. Ellos debían encontrar las respuestas. Desde que me subí a los hombros de Morris leyendo “Días con animales”, mi forma de explicar algo cambió para siempre.

Ioan Thomas fue profesor de zoología de Richard Dawkins. Aquel profesor preguntó una vez en clase “¿Qué animal se come a Hidra?” (Las hidras son un género de cnidarios/medusas muy pequeños que viven en agua dulce). Ni el joven Dawkins ni sus compañeros conocían la respuesta. El profesor Thomas preguntó uno por uno a todos los alumnos:” ¿Qué animal se come a hidra?“. Nadie lo sabía.

Pasado un rato uno de los compañeros de Dawkins levantó la voz para dirigirse al profesor: “Señor Thomas, ¿Qué animal se come a Hidra?”. Entones Ioan Thomas les dio un ejemplo que jamás olvidarían. Respondió: “No lo sé”, y volvió a repetir más fuerte “¡no lo sé!”. Y aún más fuerte: “¡NO LO SE!”. Entonces dijo: “¡y seguramente el señor Coulson tampoco lo sabe!”. Corrió al aula de al lado y trajo consigo al profesor de allí, el señor Coulson. Al preguntarle, éste contestó: “No lo sé”.

Aquello marcó para siempre la forma en la que Richard Dawkins vería la ciencia y el conocimiento. Ser científico implica ser consciente de lo que no sabemos, asumirlo, admitirlo y esforzarnos por cambiarlo.

Todos deberíamos aspirar a ser, al menos, uno de esos pequeños integrantes del gigante. En mi caso le debo mucho a mi familia y a alguno de mis profesores. A esas personas con las que he podido discutir, equivocarme y, especialmente, encontrar inspiración y fascinación en la naturaleza.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.