Los insectos palo y su obsesión por parecerse a las plantas

Insecto palo

Seguramente todos los lectores tendrán en la cabeza el aspecto del denominado como insecto palo o, por lo menos, sabrá que son insectos difíciles de apreciar a simple vista en la naturaleza, al vivir sobre las plantas y camuflarse entre sus ramas y hojas por mimetismo. Pues, más allá del mimetismo, estos insectos han copiado a las plantas hasta en su forma de dispersar la progenie.

Los insectos palo, junto con los insectos hoja y corteza, se incluyen dentro de la familia de los fásmidos (Phasmatodea), caracterizada por su especialización en el camuflaje. Además, incluye a los insectos más grandes y pesados que existen. Por otro lado, es muy interesante su forma de defenderse de los depredadores, pues una vez atrapados pueden desprenderse de sus extremidades para intentar escapar. Se encuentran distribuidos por gran parte del planeta, algo muy sorprendente, pues su capacidad de desplazamiento es bastante reducida.

Insecto palo camuflado

Por otro lado, es de destacar que muchas especies vegetales utilizan a los animales como vehículos para dispersar sus semillas y así poder expandir su progenie y colonizar nuevos lugares. Esto lo logran produciendo sabrosos y atractivos frutos que los animales sientan deseo de consumir (junto con las semillas en su interior), de esta forma, con poco que se desplacen, los animales defecarán las semillas en un lugar totalmente diferente a donde las consumieron (además, entre abono). Pero podríamos pensar que las semillas serán destruidas por los jugos gástricos de los animales. Esto puede ocurrir con alguna de las semillas, pero siempre habrá varias que sobrevivan viables a dicho proceso. Es más, existen semillas cuya cubierta protectora es tan gruesa y dura que necesitan del paso por estos jugos gástricos corrosivos para que, ya en el suelo, el agua pueda penetrar hasta el embrión y germinar.

Huevo de insecto palo

Pues los insectos palo han desarrollado un sistema similar de dispersión de sus huevos. Como no tienen alas, su capacidad de desplazamiento se reduce a movimientos lentos entre ramas, algo que impide una dispersión de la especie a nuevos hábitats. ¿Cómo lo hacen entonces? Pues bien, las hembras llenas de huevos se dejan atrapar y comer por un pájaro (¡se suicidan por la dispersión de su progenie!). Estos huevos presentan una capa protectora que los hace muy resistentes, y un pequeño porcentaje de ellos (entre el 5 y el 20%) consigue sobrevivir al tracto digestivo del ave. Posteriormente, probablemente en un lugar muy alejado, el pájaro defecará huevos viables cerca de nuevas plantas que colonizar por los insectos, además, en las heces los insectos neonatos encuentran un lugar húmedo, caliente y rico en materia orgánica donde comenzar su vida. E incluso se ha llegado a pensar que estos huevos podrían ser arrastrados por corrientes de agua marinas y haber colonizado así nuevos hábitats.

Analizando la estrategia llevada a cabo por estos insectos, simplemente para intentar darle una vida mejor a su progenie, nos hace imaginarnos la enorme complejidad de la biología de los insectos y de sus comportamientos. “Estudiar la naturaleza nos hará descubrir sus apasionantes secretos y llegar a amarla como se merece”.

La ciencia que no es divulgada hacia la sociedad es como si no existiera

Este artículo nos lo envía Jorge Poveda Arias, Doctor en Agrobiotecnología y Graduado en Biología. Trabaja en una empresa dedicada a la cría a nivel industrial de insectos con fines de alimentación. Además, colabora en labores de investigación en el estudio de las interacciones planta-microorganismo. Entre sus campos de interés, destacan la biotecnología, la agricultura, la alimentación, la microbiología, la entomología y la divulgación científica en general, dentro de los cuales presenta una variada formación, destacando un Máster Universitario en Agrobiotecnología, un Máster Europeo en Calidad y Seguridad Alimentaria, o diferentes Posgrados de Experto y Especialista Universitario, en Biotecnología Alimentaria, en Entomología Aplicada, en Diagnóstico Molecular Ambiental y en Redacción Científica.

Podéis encontrar más artículos de Jorge Poveda en este enlace.

Referencias bibliográficas y más información:

Bernatowicz, P., Radzikowski, J., Paterczyk, B., Bebas, P., & Slusarczyk, M. (2018). Internal structure of Daphnia ephippium as an adaptation to dispersion. Zoologischer Anzeiger, 277, 12-22.

Fuller, D. Q., & Allaby, R. (2018). Seed dispersal and crop domestication: shattering, germination and seasonality in evolution under cultivation. Annual Plant Reviews online, 238-295.

Kobayashi, S., Usui, R., Nomoto, K., Ushirokita, M., Denda, T., & Izawa, M. (2016). Population Dynamics and the Effects of Temperature on the Eggs of the Seawater-dispersed Stick Insect Megacrania tsudai (Phasmida: Phasmatidae). Zoological Studies, 55(2016).

Kobayashi, S., Usui, R., Nomoto, K., Ushirokita, M., Denda, T., & Izawa, M. (2014). Does egg dispersal occur via the ocean in the stick insect Megacrania tsudai (Phasmida: Phasmatidae)? Ecological research, 29(6), 1025-1032.

Stanton, A. O., Dias, D. A., & O’Hanlon, J. C. (2015). Egg dispersal in the phasmatodea: Convergence in chemical signaling strategies between plants and animals? Journal of chemical ecology, 41(8), 689-695.

Suetsugu, K., Funaki, S., Takahashi, A., Ito, K., & Yokoyama, T. (2018). Potential role of bird predation in the dispersal of otherwise flightless stick insects. Ecology, 99(6), 1504-1506.

Sugiyama, A., Comita, L. S., Masaki, T., Condit, R., & Hubbell, S. P. (2018). Resolving the paradox of clumped seed dispersal: positive density and distance dependence in a bat‐dispersed species. Ecology.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.