Por qué el agua fría nos deja sin respiración

Por aberron, el 6 julio, 2010. Categoría(s): Biología
Publicidad
Imagen: UNC - CFC - USFK (Flickr)

Ahora que ha llegado el verano, más de uno se habrá dado el primer baño de la temporada y habrá sufrido esa sensación al lanzarse a la piscina: si el agua está demasiado fría, nuestros pulmones se llenan de aire súbitamente y la zambullida parece cortarnos la respiración durante unos segundos.

¿Por qué se produce esto? El fenómeno se conoce como reflejo de torso o “reflejo de la bocanada” y es una reacción involuntaria de nuestro cuerpo que nos hace aspirar la mayor cantidad de oxígeno posible para mejorar nuestras opciones de supervivencia. A pesar de ser un reflejo universal, su nombre no es muy conocido y no hay demasiadas referencias sobre él. Para salir de dudas, he acudido a la sabiduría de nuestra ‘amazing’ Esther Samper (Shora), quien me explica que se trata de un reflejo pulmonar “que se produce por el contacto de agua fría en la piel y que induce una hiperventilación involuntaria”.

Si buscáis referencias, veréis que el fenómeno es especialmente conocido entre los buceadores que se dedican a tareas de rescate en aguas heladas. Ocurre que este reflejo puede resultar peligroso ya que en ocasiones provoca que la persona trague agua de forma involuntaria y puede terminar en ahogamiento. Ese es el motivo por el que estos profesionales se lanzan al agua con la nariz y la boca tapados.

Pero no es el único reflejo que se pone en marcha cuando nuestro cuerpo entra en contacto con en el agua. Cuando sumergimos la cabeza se produce el denominado reflejo de inmersión que provoca varias reacciones automáticas y simultáneas en nuestro cuerpo: por un lado disminuye la frecuencia cardíaca y por otro se produce una “vasoconstricción periférica”, es decir, que el cuerpo redirige la sangre de las zonas externas hacia los órganos vitales.

Este reflejo es uno de los factores del mal llamado corte de digestión. Y digo “mal llamado” porque como explicaba Shora en un magnífico artículo en Soitu, en realidad la digestión sigue su curso y el mal se lo lleva el resto del cuerpo.

Estrictamente hablando, el término “corte de digestión” es incorrecto porque a la digestión no le pasa nada, al contrario, es el que mejor parado sale porque recibe sangre de forma preferente, aquí el que sale perjudicado es el cerebro.

Esther Samper (Shora) | Via Soitu



Por aberron, publicado el 6 julio, 2010
Categoría(s): Biología

 

Publicidad