La báscula que pesa ‘lo peor de ti’

Pesando lo peor de ti | Fuente imagen: Inventorspot.

Definitivamente las patentes estadounidenses relacionadas con retretes son una fuente constante de sorpresas. ¿Alguna vez te has preguntado cuánto de ti dejas trás de ti cuando acudes al retrete? Espero que no… pero vamos, como diría mi amigo Eugenio Manuel: “hay gente pa tó“.

Confieso que aún no me había repuesto del váter-respirador cuando descubrí el dibujo superior. El inventor de semejante mecanismo se llamaba Robert J. O’Neill y presentó la solicitud de patente EE.UU. nº 1493222 el 30 de marzo de 1922. Desconozco exactamente qué le motivó a idear un retrete con capacidad para pesar “en tiempo real” las deposiciones. Tal vez le movieran asuntos médicos, tal vez lo ideó por simple morbo escatológico (y es que hay gente que compite en cosas extrañísimas), o tal vez formaba parte de un aparato destinado a saciar la curiosidad de algún recolector de abono orgánico; pero el caso es que ahí quedó su absurda invención.. guardada para siempre, o mejor dicho para los “anales” de la historia.

El método de funcionamiento – como podéis imaginar – es sencillo: uno se sienta para su momento all-bran, luego se levanta y se gira (supongo que aguantando la respiración) para comprobar el resultado de sus “reflexiones”. Ya imagino al orgulloso dueño bajando a desayunar y comentándole a su esposa: “cariño, esta mañana he ‘adelgazado’ 300 gramos”. En fin, ver para creer…

Me enteré leyendo InventorSpot (vía Neatorama).

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.