Historia de una boa asexual

Crédito imagen: Sharon Moore

Si recordáis la película Jurassic Park, el parque estaba poblado únicamente por hembras. Los científicos habían tomado esta medida de seguridad para evitar que las criaturas se reprodujesen por sus propios medios. Y sin embargo “la vida se abrió camino” y llegaron nuevas generaciones de saurios nacidas por partenogénesis. Cualquier biólogo habría contado con ese problema, pero esa es otra historia. Hoy quiero hablaros de una boa constrictor que asombra a los científicos con sus rarezas.

Y es que unos investigadores de la Universidad de Carloina del Norte (EE.UU.) han descubierto que las boas hembras también pueden crear clones de si mismas y dar a luz “sin conocer varón”. (Recuerdo que algo así ocurrió también hace unos años en un zoo – y por navidad para hacerlo más gracioso – con una hembra de dragón de Komodo).

Lo de esta boa es en si mismo una sorpresa porque la partenogénesis no es demasiado común entre reptiles, pero es que además el estudio de las 2 “boitas” nacidas asexualmente de esta mamá “independiente” descubrió que ambas portaban una rareza en su cromosoma que los investigadores creían imposible en reptiles. Y es que si los machos de estos primitivos reptiles muestran un doble cromosoma Z, lo normal es que las hembras posean uno Z y otro W. Sin embargo, los bebés de nuestra protagonista ¡portan dos cromosomas W!

Los investigadores tienen ahora que comprobar que esta rareza no se deba a una tara genética de la madre ya que es la primera vez que se observa un reptil con dos cromosomas W, algo que se creía exclusivo de los peces y anfibios y que los científicos solo creían posible en reptiles mediante ingeniería genética.

El autor del estudio, Warren Booth, cree que la reprodución asexual es una especie de salvoconducto carcelario para las serpientes. “Si no hay machos por las cercanías… ¿por qué hacer que los preciosos huevos se pierdan, cuando una tiene el potencial de crear clones de si misma?” Ya habrá tiempo de volver a la reproducción por sexo clásico cuando haya disponibilidad de emparejamiento.

Pero una vez más, el caso de nuestra hembra es peculiar ya que ella si contaba con machos a disposición para reproducirse sexualmente. De hecho nuestra amiga serpiente no era “virgen” en estas artes, y en anteriores puestas había sido madre a la manera clásica. Sin embargo, durante los pasados dos últimos años nuestra “super-mamá” ha sido madre dos veces por partenogénesis, trayendo siempre al mundo a clones con cromosoma W-W.

Esto ha terminado por desconcertar a los biólogos. ¿Por qué decide ahora “pasar” de los machos y crear clones de si misma? Aún no hay respuestas aunque sospechan que puede deberse a cambios medioambientales.

De todos modos lo interesante será controlar a las jóvenes hembras nacidas de este modo, y ver si en el futuro optan por la reproducción sexual o si prefieren seguir “pasando” de los machos.

Si yo fuera una boa constrictor macho estaría preocupado.

El trabajo se ha publicado en Biology letters y me enteré leyendo Mongabay y Physorg.

Miguel A. Artime Menéndez (Avilés 1971). Estudió informática en la Universidad de Oviedo. En 2002 comienza a publicar traducciones en el germen de lo que luego sería Astroseti, web que con el tiempo se convertiría en la web astronómica más visitada en lengua hispana. En Astroseti coordina la sección del Instituto de Astrobiología de la NASA (NAI). En 2005 la agencia espacial estadounidense le invita (junto al creador de la web Emilio González) a San Francisco para la conferencia AbSciCon. Comienza su experiencia con los blogs abriendo una bitácora en Barrapunto en 2005. En noviembre de 2006 funda su blog Maikelnai’s Blog. En 2009 recibe en Sevilla el premio Bitácoras al mejor blog cultural. En junio de 2010 comienza a colaborar con Yahoo! abriendo el blog Cuadernos de Ciencia junto a Javier Peláez.



Por maikelnai
Publicado el ⌚ 4 noviembre, 2010
Categoría(s): ✓ Biología