Lo creas o no, participo en un concurso de Boiron

2014_02_17 Concurso Boiron

En efecto, has leído bien. Yo, Arturo Quirantes Sierra, colaborador de Naukas, profesor de Física, científico, escéptico… y participo en un concurso organizado por la multinacional homeopática Boiron.

Y no me he vuelto loco (aunque mi madre no me hizo pruebas).

Todo tiene su explicación. Como sabréis, hace algún tiempo escribí sobre el Caso Sokal, una ocasión en el que un físico publicó un artículo en una revista de ciencias sociales. Hace poco me llegó noticia de que Boiron había organizado un concurso para escoger un bloguero. Lo llaman Embajador de Vida Sana: escribes un post sobre el tema de la homeopatía (o sobre su Decálogo de Vida Sana), lo envías, y entre los diez más votados ellos escogen al Blogger de Salud de Boiron, con contrato y todo.

El caso es que estaba yo tan tranquilo, ocupándome de mis asuntos pacíficamente y sin molestar a nadie, cuando de repente zas, llega el diablo en forma de pajarito. El seis de febrero, @midietacojea publica el siguiente tuit:

Respondí que no iba a funcionar. Era claro para mí que los participantes iban a hacerles la pelota a lo grande para ganar. Se trataba del típico concurso para hacerse publicidad, y cuando viesen que el participante era un crítico, no lo dejarían ni acercarnse. «Aun así es buena idea,» dije.

Luego pensé más en serio sobre el asunto. Vale, lo mismo hay una diana con mi cara en el campo de tiro de laboratorios Boiron, pero a pesar de todo, si cumpliese sus condiciones y las bases del concurso, deberían al menos permitirme participar. ¿Serían los de Boiron lo bastante honrados como para aceptar el post de un activista antihomeópata? O dicho en términos marxistas, ¿podría entrar en un club en el que no aceptasen a tipos como yo?

Le di muchas vueltas al asunto, y al final me dije qué diablos, vamos a intentarlo. Dicho y hecho, escribí un artículo en mi blog, redactado de tal forma que no molestase la sensibilidad de nadie, pero eso sí, sin mentir ni un tanto así. Este es el resultado.

Como podréis comprobar, no me he inventado nada. Menciono la ocasión en que a mi hijo le quisieron dar homeopatía en el hospital, lo cual es totalmente cierto. Recuerdo que la homeopatía fue aprobada por los suizos en referéndum, lo cual es totalmente cierto. Aludo a la aceptación de la homeopatía como acto médico por la OMC, lo cual es totalmente cierto. Eso sí, me dejé los enlaces en el tintero, por si acaso alguien se molestaba.

Después de escribir el artículo, en el que me preocupé de no resultar ofensivo o irrespetuoso, lo presenté y esperé. Y esperé. Y esperé. Lo envié tres veces, y no me respondieron ni para rechazarlo.

No me sorprendió, la verdad; lo que no significa que estuviese dispuesto a aceptarlo. Que yo no sea el idóneo para dar el perfil de Boiron es una cosa, que me denieguen la posibilidad de participar es otra muy distinta. Tuve que amenazar con consecuencias legales, y al final se decidieron a responder. Mis tres envíos fueron fulminantemente rechazados en un intervalo de 63 segundos:

Lo sentimos, pero tu post no ha sido aceptado para participar en el concurso “Embajador de Vida Sana” de BOIRON.

Podría ser por alguno de los siguientes motivos:

  • Su contenido no está relacionado con tus hábitos saludables para sumar salud en invierno.
  • Su contenido no es original, sino una copia de un post ya existente.
  • Su contenido no es respetuoso con Boiron o con la homeopatía.
  • El post no está publicado en ningún blog.
  • El post no incluye el enlace a nuestra web: www.cierralapuertaalagripe.es
  •  No está escrito en idioma castellano.

Si leyendo estas razones ya has identificado el motivo por el cuál no hemos podido aceptar tu post, y deseas realizar las modificaciones oportunas… ¡estaremos encantados de volver a recibir tu solicitud de participación!

No estaba dispuesto a que me echasen sin explicaciones, así que comencé a redactar mi réplica. Mientras estaba en ello, me llegó un mensaje de alguien de Boiron informándome de que el motivo del rechazo era que «su contenido debe ser respetuoso;» añadiendo, eso sí, que si escribo un post que cumpla las bases legales será publicado como el resto.

Les tomé la palabra, y tras intercambiar un par de correos con la interlocutora de Boiron (a quien llamaré, por ejemplo, Tatiana), conseguí lo que quería. Tuve que cambiar el título y eliminar un par de líneas que no les gustaban, cosas que yo en principio no consideraba que fuesen irrespetuosas, pero me pareció bien.

Finalmente, a las 18:27 del lunes 17 de febrero de 2014, una semana después de comenzar mis intentos, Boiron me comunica que mi post «Homeopatía y el decálogo de la salud» ha sido publicado en su web y aceptado en el concurso. Primer tanto para Quirantes.

Quede claro que todo lo he hecho de forma totalmente legal y de cara, sin engañar ni ocultar nada. Hubiera sido muy fácil montar un blog falso y hacerme pasar por quien no soy, pero quería hacerlo con honradez y dando la cara en todo momento. Firmé el post con mi nombre completo y lo envié con mi dirección de email de la Universidad de Granada.

Queda la pregunta del millón: ¿por qué lo he hecho? Es posible que me haya vuelto loco, que sea realmente un topo de Boiron o que me haya dejado comprar con los mismos cheques sustanciosos que ahora me acusan algunos de cobrar. Lo siento, pero va a ser que no. Ni estoy loco (que yo sepa, aunque hay gustos para todo), ni me he pasado todos estos años despotricando contra la homeopatía para engañaros; y por supuesto, el Lamborghini que NO está aparcado en mi garaje deja constancia de que mis cheques se han perdido por el camino.

La verdad es sencilla. Del mismo modo que los alpinistas escalan una alta montaña porque «está allí,» yo quise ver si podía afrontar este reto por el simple gusto de intentarlo y averiguar si podía hacerlo. Quería comprobar si era capaz de escribir un texto sobre homeopatía que no alabase la homeopatía en absoluto, y que al mismo tiempo fuese lo bastante bueno para ser aceptado por los homeópatas. Quería ver si soy lo bastante habilidoso escribiendo como para ganar un concurso sobre homeopatía después de haber escrito tanto en su contra.

Pero sobre todo, lo hago porque ya estoy harto. Harto de tener que aceptar una práctica pseudocientífica como algo serio; harto de que los homeópatas vendan placebos como si fuesen medicamentos serios; harto de que se envuelvan en la bandera de la vida sana y el buen rollo mientras los escépticos, los críticos, los usuarios de neuronas tengamos que quedarnos viéndolas venir.

Alguien me dijo hace poco que contra la homeopatía no podemos luchar. Bien, pues yo digo, ¡sí que podemos! Podemos, y debemos, mostrar la incongruencia de una terapia de siglos pasados que no tiene cabida en el método científico actual, que no ha mostrado su eficacia, y que no parece tener más asideros que el «no tiene efectos secundarios» y el amimefuncionismo.

Tenemos aquí una oportunidad. Demostremos que tenemos fuerza, y que si nos proponemos podemos ganar una batalla en el propio campo enemigo. A ver qué cara se les pone a todos cuando vean que el post más votado del concurso Boiron está escrito por una persona que conoce el valor exacto de la homeopatía (cero salvo placebo) y sabe usar las herramientas de la ciencia.

Lo que pase a partir de ahora depende de vosotros, amigos. Ahora, según Boiron, tengo que correr la voz para que votéis mi candidatura. Y eso es lo que hago, aquí y ahora. ¿Queréis contribuir a que un Nauker sea el primer clasificado en el concurso de Boiron? Adelante, corred la voz. En este momento estoy en segunda posición. Quiero más.

Esta es la web de mi artículo, donde podéis votarlo:

 http://blog.cierralapuertaalagripe.es/399/

Una advertencia. Cuando votéis, recibiréis un correo de Boiron para validar vuestro voto. Se supone que sirve para asegurarse de que alguien no vote siete veces con el mismo email. Me cuentan que algunos de esos correos van directamente a la carpeta de spam (los de gmail, seguro que sí). Así que si me votáis y no recibís el correo, comprobad el spam. Según leo, a bastante gente le hace gracia que su sistema envíe a Boiron directamente a la papelera.

No sé si ganaré, pero podéis ayudarme a quedar en cabeza de las votaciones.

¿Te animas?

[25/02 NOTA DEL AUTOR – IMPORTANTE] Al parecer, algunas personas han utilizado cuentas de correo temporal (Mailinator, Yopmail, 10minutemail y otros) para votar. Aun cuando el uso de esas direcciones de email pueda ser legítimo, se me ha notificado que los consideran votos fraudulentos. Según las normas del concurso, puedo ser descalificado. Por favor, VOTA LEALMENTE Y SIN TRAMPAS. Usa un sólo email, y que no sea de tipo temporal. Si quieres conseguir más votos, convence a otras personas. Muchas gracias]



Por Arturo Quirantes
Publicado el ⌚ 24 febrero, 2014
Categoría(s): ✓ Actualidad • Escepticismo • Humor