El cielo sobre el Observatorio de Siding Spring

Llevo más de año y medio esperando poder hacer esto público. Uno de los materiales que preparé el año pasado para la exposición Historias desde el Observatorio de Siding Spring (Stories from Siding Spring Observatory), inaugurada el 17 de abril de 2013 en el Observatorio de Sydney, fue un nuevo vídeo time-lapse que recogía escenas de todos los telescopios del Observatorio de Siding Spring (Coonabarabran, Nueva Gales del Sur, Australia) antes del devastador incendio forestal que, el 13 de enero de ese año, destruyó el Parque Nacional de Warrumbungle e instalaciones del Observatorio de Siding Spring. No hace falta que diga por aquí el curre enorme que me di procesando secuencias de fotos durante un par de meses, pero el resultado, creo yo, valió mucho la pena. Sin embargo, debido a diversos motivos “legales” consecuencia de ser el AAO (Australian Astronomical Observatory) una división del Ministerio de Industria del Gobierno Australiano, nunca pude subir este time-lapse a internet para compartirlo con todos. Hoy eso ha sido por fin posible, dado que finalmente el AAO ha recibido luz verde desde arriba para tener un canal de YouTube propio. Así que, sin más dilación, aquí tenéis el video time-lapse El cielo sobre el Observatorio de Siding Spring

Vídeo time-lapse “El cielo sobre el Observatorio de Siding Spring“. Como he dicho otras veces, recomiendo verlo directamente en YouTube a máxima resolución, pantalla entera y en una habitación a oscuras. Crédito: Ángel R. López-Sanchez (AAO/MQ), Música: Point of no return (Robert Subirana).

Sinceramente, creo que es el time-lapse más currado y con mayor calidad que he hecho (por el momento). Dura 4 minutos y medio y recopila las mejores secuencias que fui obtenido mientras trabajaba como astrónomo de soporte del Telescopio Anglo-Australiano (AAT por sus siglas en inglés, Anglo-Australian Telescope) entre agosto de 2011 y marzo de 2013. Como digo, en él se muestran todos los telescopio del Observatorio de Siding Spring, no sólo el AAT sino también el Uppsala Near Earth Object Survey Telescope, el UNSW Automated Patrol Telescope, el 2.3m ANU Telescope, el 1.2m Skymapper ANU, y el 1.2m UK Schmidt Telescope (AAO).

Además, aparecen muchos objetos astronómicos, destancando la Vía Láctea que, como he repetido en muchas ocasiones, es espectacular vista desde el Hemisferio Sur, pero también las Nubes de Magallanes, la Luna saliente y poniente, los planetas Venus, Marte, Júpiter y Saturno, la luz zodiacal, satélites artificiales alrededor de la Tierra, aviones comerciales cruzando el cielo, los cúmulos abiertos de las Pléyades y las Hyades, las nebulosas de Carina y el Saco de Carbón, y constelaciones tan famosas como Escorpión, Orión, Tauro, Centauro o la Cruz del Sur.

Al igual que para mis time-lapses previos, he usado mi cámara CANON EOS 600D y dos objetivos: un gran angular de 10-20 mm y el objetivo estándar de 35-80mm. Excepto para las tomas de la primera escena (que muestra la puesta de Sol sobre el Observatorio), las imágenes se tomaron con 30 segundos de exposición a ISO 800 ó 1600. Las imágenes para un par de escenas se tomaron a 15 ó 20 segundos. Todas las secuencias se crearon a 24 fps (frames por second, fotograma por segundo), por lo que cada segundo del vídeo corresponde a 12 minutos de tiempo real en la mayoría de las escenas. En total el vídeo contiene unas 5800 imágenes individuales.

En esta ocasión, además, tuve especial cuidado en procesar cada secuencia. No sólo lo hice a resolución FullHD (y no sólo HD como hice los otros dos) sino que examinaba con cuidado cada pequeño paso en el procesado. He estimado que necesitaba entre 5 y 6 horas de tiempo de ordenador para procesar una secuencia de entre 10 y 20 segundos. De ese tiempo, sólo una pequeña parte necesitaba mi interacción, el resto era procesado automático siguiendo “una receta”. Aún así, normalmente tuve que repetir cada procesado entre 3 y 5 veces hasta obtener un resultado adecuado. Particularmente molestos eran los píxeles malos (eliminé todos los que pude, aunque alguno se me ha colado), aunque lo que más costaba siempre era minimizar el ruido de fondo sin perder los detalles, además de conseguir un contraste y balance de color adecuados. Como muchas de las imágenes eran del orden de 3 veces mayores que lo que la resolución que necesitaba, en este timelapse he añadido movimiento a las escenas. Aunque el movimiento “peculiar y a saltos” de una de las escenas de final se debe a que coloqué la cámara sobre la cúpula del telescopio, que se movía “a saltos” siguiendo al telescopio.

Espero os guste. Comentarios y, sobre todo, divulgación por las redes sociales son muy agradecidos.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.