Pactos postelectorales y teoría de conjuntos

Sin duda es la noticia del día. Tras las reñidas elecciones autonómicas y municipales del pasado domingo 24 de Mayo de 2015 no han tardado en aparecer los cálculos y las intrigas por los pactos.

Esperanza Aguirre, candidata por el Partido Popular a la alcaldía de Madrid que, pese a haber obtenido la mayor cantidad de votos, no dispone de apoyos suficientes para imponerse en mayoría. Para más emoción, su principal rival, Ahora Madrid, está lo suficientemente cerca en cantidad de votos como para quedar solamente un concejal por debajo del PP.

Aguirre ha sorprendido a todos con una rueda de prensa en la que tendía su mano a los concejales del Partido Socialista, tercera fuerza en votos. Estas palabras han levantado mucho revuelo en una región que ya sufrió un serio caso de transfuguismo. Su estrafalaria decisión la justificaba mediante el argumento de que la mayoría de madrileños han votado a partidos de centro*. Y es cierto, pero es un argumento falaz.

Para comprenderlo, visualicemos gráficamente el reparto de votos entre cada uno de los cuatro partidos más votados:

resultados circ

Si coloreamos solamente los partidos «de centro», obtenemos, efectivamente, una clara mayoría absoluta:

solo centro

El problema es que, puestos a agrupar, podríamos encontrar también una mayoría absoluta (aunque menos amplia) contando únicamente los partidos de izquierda:

solo izquierda

Podríamos seguir con las combinaciones, pero el hecho de que haya más de una posible combinación razonable ya nos pone en alerta, pero vamos con otro ejemplo aún más elocuente, otra mayoría, la de ciudadanos que no han votado al PP.

no pp

¿Significa esto que, dado que la mayoría no han votado al PP, deberíamos mantener alejado al PP del poder?, por supuesto que no, pero el peligroso argumento parece bueno, pues es cierto que la mayoría no han votado al PP (de hecho, ningún partido ha logrado ser votado por una mayoría única). Y sin embargo, este y no otro es argumento que Esperanza Aguirre ha usado en su rueda de prensa: que la mayoría no han votado a Ahora Madrid.

Lo que quiero decir con esto, es que es mejor dejar la teoría de conjuntos a los matemáticos. La agrupación de datos es un asunto más delicado y complejo incluso de lo que se desprende de este artículo.

Confío en que la situación política se desbloquee de un modo racional que, a ser posible, no incluya arbitrariedades como esta.

*: además de apelar a otras nociones más políticas que no entraré a valorar aquí, pero que muchos, como suele suceder en política, considerarán tanto o más falaces que lo referente al razonamiento matemático.



Por Pablo Rodríguez
Publicado el ⌚ 26 mayo, 2015
Categoría(s): ✓ Actualidad • Matemáticas