Neuropíldoras 14: las espinas dendríticas

Las espinas dendríticas fueron descubiertas por el premio nobel Santiago Ramón y Cajal, aunque no le dieron el nobel por su descubrimiento. Estas estructuras se encuentran en las dendritas: si veis detenidamente estas ramificaciones que tienen las neuronas para recibir información, encontraréis que en muchas hay unas pequeñas protuberancias que son más estrechas en la base que en su punta: una neuroseta, vamos. Esto son las espinas dentríticas.

Estas espinas suelen aparecer en gran número pero hay que tener en cuenta que pueden aparecer en distinta cantidad y forma. Esto es importante: las espinas dentríticas son estructuras dinámicas cuya cantidad y forma varía en función de los estímulos recibidos y el desarrollo neuronal. Lo cual las convierte en unas piezas clave dentro de la plasticidad, de la capacidad adaptativa que tiene el sistema nervioso: son claves tanto en la formación del cerebro como en otros procesos plásticos tales como la formación de memorias; y en resumen, las espinas dentríticas funcionan como otro nivel más de regulación de los contactos sinápticos entre células y la transmisión de información de unas a otras.

 

  • Sobre Neuropíldoras:

Creado, dirigido y presentado por Pablo Barrecheguren (@pjbarrecheguren), Neuropíldoras (2018) es un proyecto de divulgación científica hecho por Big Van Ciencia (http://www.bigvanciencia.com/) en colaboración con Muy Interesante (http://www.muyinteresante.es/) y realizado con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología – Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (FECYT, https://www.fecyt.es/).

Pablo es un bioquímico zaragozano con un máster en Neurociencias y un doctorado en Biomedicina especializado en Neurobiología, ambos por la universidad de Barcelona. Fue finalista de Famelab España 2015 y desde entonces se dedica a la divulgación científica, dirige y presenta “Neurocosas” y es miembro de Big Van, científicos sobre ruedas.