Neuropíldoras 18: el transporte axonal

Uno de los desafíos biológicos que debe gestionar una neurona es que de entrada toda su maquinaria biológica está en el cuerpo celular, el soma, pero parte de esta maquinaria y moléculas producidas hacen falta en el final de su axón, que a veces está muy lejos del cuerpo celular, ¿cómo hace el soma para que funcione todo bien en el extremo de su axón?

La solución pasa por realizar un transporte entre el soma y el extremo del axón, transporte que puede ser en dos direcciones: se llama transporte anterógrado a aquel que es en dirección soma-final del axón y si es en la dirección contraria, final del axón/soma, es un transporte retrogrado.

El transporte anterógrado es importante para que el extremo del axón tenga todo lo que necesita para que la sinapsis funcione, mientras que el transporte retrogrado es clave para que ciertas señales que va captando el axón lleguen al soma. Eso sí, el transporte retrogrado a veces también es un poco problemático porque es la vía por la cual toxinas como la toxina tetánica, o patógenos como los virus de la rabia, la polio o el herpes llegan desde el extremo del nervio hasta el soma y afectan a las neuronas.

 

  • Sobre Neuropíldoras:

Creado, dirigido y presentado por Pablo Barrecheguren (@pjbarrecheguren), Neuropíldoras (2018) es un proyecto de divulgación científica hecho por Big Van Ciencia (http://www.bigvanciencia.com/) en colaboración con Muy Interesante (http://www.muyinteresante.es/) y realizado con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología – Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (FECYT, https://www.fecyt.es/).

Pablo es un bioquímico zaragozano con un máster en Neurociencias y un doctorado en Biomedicina especializado en Neurobiología, ambos por la universidad de Barcelona. Fue finalista de Famelab España 2015 y desde entonces se dedica a la divulgación científica, dirige y presenta “Neurocosas” y es miembro de Big Van, científicos sobre ruedas.